163
163

Los videos fueron difundidos por Radio France Internacionale en su sitio persa de información. Según detallan, debían ser parte de un documental en el que trabajaba un realizador iraní, Hadi Baghbani, pero fueron halladas por los rebeldes tras una operación en un comando militar del régimen. La cadena árabe de noticias Al Jazeera, que también se hizo eco de estos videos, asegura que fueron hallados por la brigada de Daoud, un grupo rebelde con sede cerca de Idlib, en el noroeste de Siria, que combate contra el régimen junto con los soldados insurgentes del Ejército Libre de Siria.

Ya el año pasado el comandante de los pasdarán (Guardianes de la Revolución), Mohammad Ali Jafari, había admitido que fuerzas de la Brigada Qods, el sector especializado en operaciones en el exterior, estaban destinadas en Siria, pero sólo en un papel de "asesoría" y no para combatir en el terreno.

Sin embargo, estas imágenes son concluyentes y son las primeras pruebas irrefutables sobre la participación iraní.

      

En el primer video, se observa el interior de un edificio con la inscripción "sede Rokaya Sayyida". Ese es el nombre de la hija de Hussein, y Hussein era el hijo de Ali, hijo-en-ley del profeta Mahoma, que es venerado como un mártir por los musulmanes chiítas (la rama del islám en Irán). En el video, también se pueden ver carteles que explican las reglas y regulaciones de seguridad que los combatientes deben seguir. Este texto está escrito en árabe y en persa.

      

En este segundo video, un oficial da órdenes a los soldados. Pero lo particular es que quien imparte las instrucciones, aun cuando viste uniforme con bandera siria, habla en persa con el camarógrafo. Es más, cuando se dirige a los soldados, se nota que su árabe no es bueno, que tiene acento persa.

Al final de esta grabación, el oficial habla en persa a un soldado que se ubica en un tanque. Pero no se trata de cualquier soldado, sería Este Mohsen Haydary, un soldado iraní de 29 años que la prensa persa asegura "murió como un mártir" hace dos semanas.

      

Finalmente, en el último video, un oficial iraní se detiene a hablar con un hombre sirio que se presenta como un miembro de la Guardia Republicana, una división de élite del Ejército sirio encabezado por el hermano de Bashar Al Assad, Maher Al Assad.

Las imágenes suman pruebas irrefutables a la intervención iraní en el conflicto. Siria es clave en Medio Oriente, se trata, en su mayoría, de un país sunita (75%), pero los Al Assad, en el Gobierno desde principios de los 60, pertenecen a la secta alauita, una rama de los chiitas. Lo que forjó la relación actual con Teherán tras la revolución islámica de 1979.