La historia detrás de la carta de Putin al New York Times

Ante la inquietud de uno de los lectores del New York Times, la editora Margaret Sullivan explicó por qué el presidente de Rusia, Vladimir Putin, envió un artículo de opinión al periódico estadounidense

 AFP 163
AFP 163
  163
163
  163
163

"Me preguntaron si acaso había llamado y nos había dicho que nos iba a mandar 800 palabras sobre los Estados Unidos y Siria", contó la editora de la sección de lectores, Margaret Sullivan, acerca de la nota de opinión del presidente ruso, Vladimir Putin.

"No fue así, pero no fue mucho más complicado que eso, según me dijo el editor Andrew Rosenthal", señaló. "El sector editorial de The Times fue contactado el miércoles por una firma de relaciones públicas que representa a Putin en los EEUU, que ofreció el texto. También el miércoles, el vocero de Putin, durante una entrevista sobre Siria, mencionó al corresponsal en Moscú, Steven Lee Myers, que estaba trabajando en una nota", indicó.

De acuerdo con Sullivan, Rosenthal decidió revisar el artículo y publicarlo rápidamente. El mismo miércoles por la tarde ya estaba posteado en la versión online de The Times. "Él dijo que creía que estaba bien escrito y bien argumentado; que no coincidía con varios puntos en él, pero que eso era irrelevante", agregó.

Sullivan añadió que la intención siempre es mostrar distintos puntos de vista, pero que -dado el contexto del conflicto en Siria y la posible acción militar de los EEUU- la palabra de Putin se convertía aun en algo más interesante. También aclaró que el editor, Rosenthal, no estaba seguro de que la nota de opinión hubiera sido escrita de puño y letra por el mandatario ruso, pero que estaba contento porque "la traducción era increíblemente buena".

, Putin asegura que

"no hay dudas de que se utilizó gas venenoso en Siria", 

pero "que todas las razones apuntan a creer que no fue empleado por el Ejército, sino por las fuerzas de oposición

para provocar una intervención extranjera

", posición frontalmente

opuesta a la de Estados Unidos

, que asegura tener pruebas de un

ataque del régimen sirio el pasado 21 de agosto.