Télam 162
Télam 162

En el comienzo de una nueva reunión de la mesa de diálogo con empresarios y sindicalistas, la Presidente aprovechó para referirse a las palabras del titular de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, quien optó por faltar al encuentro.

"Nosotros no tenemos miedo de decir lo que pensamos.      "Nosotros no tenemos miedo de decir lo que pensamos". No voy a comerme a nadie si dice algo. Es bueno cuando uno piensa diferente", señaló Cristina Kirchner, en el encuentro tripartito que encabezó en Casa Rosada. Por ese motivo, la mandataria solicitó que "nadie tenga temor de decir lo que piensa en las reuniones".

El domingo, Méndez aseguró que "el Gobierno tiene mucha fortaleza en la cabeza pero sus tentáculos se van aflojando" y consideró que el país debería "tener un ministro de Economía con más fortaleza" que la que posee Hernán Lorenzino.

Al día siguiente, Lorenzino salió rápidamente a responder los cuestionamientos y le recordó al titular de la UIA que no planteó ninguna de esas críticas en las reuniones previas con los funcionarios a las que había asistido.

En otro momento del discurso que dio antes de que comenzara el encuentro a puertas cerradas, Cristina Kirchner aprovechó además para dirigir críticas tanto contra los empresarios como contra los sindicalistas. "No me mire con esa cara (Omar) Viviani. También se quejan de ustedes", le advirtió al titular del sindicato de taxistas. "Se quejan de todos en realidad", apuntó.

Antes de anunciar más fondos para las obras sociales sindicales y modificaciones en el monotributo, la Presidente aseguró que recibieron muchas quejas del estado de los monotributistas porque "no eran bien atendidos en las obras sociales" de los gremios.

A continuación, quienes fueron blanco de las críticas fueron los empresarios. "Acabo de recibir una nota de nuestra embajadora en México. Fue una delegación muy importante de PyME. Uno de los problemas que vamos a plantear (en la reunión) cuando se retiren los señores periodistas va a ser que hay varias PyME que denunciaron prácticas de abuso dominante", relató.

"Cuando hacen  estas denuncias con la Ley de Defensa de la Competencia, el procedimiento permite conocer quién presentó la queja. Eso trae como consecuencia la finalización de cualquier tipo de relación comercial. Se quejan de que una empresa grande tiene un comportamiento monopólico y después esa empresa tiene acceso a la información de quién presentó la queja", detalló.