AFP 163
AFP 163

"Estamos dispuestos a anunciar dónde se encuentran las armas químicas, cesar la producción de armas químicas y mostrar estas instalaciones a los representantes de Rusia, de otros países y de la ONU", el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid Mualem a la agencia rusa Interfax.

"Queremos unirnos a la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas. Vamos a respetar nuestros compromisos en el marco de esta Convención, incluyendo la divulgación de información sobre estas armas", explicó.

Agosto: cientos de niños mueren por un ataque con armas químicas AFP 163
Agosto: cientos de niños mueren por un ataque con armas químicas AFP 163

Sin embargo, en ningún momento declaró que vayan a aceptar la destrucción de su arsenal. John Kerry, el secretario de Estado de Barack Obama, fue muy claro cuando afirmó que lo único factible es la destrucción ttal de ese arsenal que es de más de "1.000 toneladas de material químico como gas sarín y mostaza".

Tras el pedido que realizó Rusia a Siria de poner sus armas químicas a disposición de la comunidad internacional, el presidente Barack Obama aceptó debatir en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la inicitiva pronunciada por el canciller ruso Serguei Lavrov.

En esa línea, el presidente norteamericano habló este martes con su par francés, François Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron. Los líderes acordaron cooperar con Rusia y China "para explorar seriamente la viabilidad de la propuesta rusa de poner totalmente bajo control internacional las armas químicas sirias y material relacionado para garantizar su destrucción ejecutable y verificable", señaló un alto funcionario de la Casa Blanca.

Las conversaciones comenzarán más tarde en la ONU e incluirán el debate de una potencial resolución en el Consejo de Seguridad.

Sin embargo, Rusia se pronunció al respecto y considera "inaceptable" el proyecto francés de una resolución en la ONU sobre el control del arsenal químico. Así lo expresó el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov, durante una comunicación telefónica con su homólogo francés Laurent Fabius.