Maduro: hay un plan para asesinarlo "en simultáneo" con ataque a Siria

El presidente de Venezuela denunció ahora que la ofensiva contra Damasco lo incluye como víctima

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió a la carga con una nueva denuncia de una conspiración en su contra, esta vez un plan internacional, encabezado por los Estados Unidos, para matarlo "en simultáneo" con un ataque contra Siria, luego de que su gobierno detuviera este lunes a dos sicarios colombianos que presuntamente querían asesinarlo.

"¿Ustedes saben cuál era el plan internacional? Coincidir como trataron de hacer coincidir en 2002 el golpe de Estado contra el comandante (Hugo) Chávez y la invasión a Irak. El plan era eliminarme a mí en simultáneo al ataque contra a Siria", dijo Maduro en un acto en el estado Táchira.

"Es una ofensiva imperial camaradas (...) contra los países independientes que hemos levantado las banderas de un mundo multipolar (...), contra los países que hemos dicho 'no queremos más imperio en el siglo XXI'. Este imperio se tiene que acabar en los Estados Unidos", indicó el mandatario venezolano, quien el día de ayer (miércoles) revolucionó internet con una nueva "madurada", al decir que Cristo había "multiplicado los penes".

La estrategia sería "anular este portento moral y político que es Venezuela en América Latina y el mundo", añadió Maduro, en cuya gestión continúa la política de Chávez (que gobernó entre 1999 y 2013) de mantener estrechas relaciones con países de Oriente Medio, principalmente Irán.

El martes, el presidente venezolano rechazó la intervención militar que, según él, está "decidida" por los Estados Unidos contra Siria y pidió "prudencia" a Washington y a sus aliados sobre esta situación.

Un día antes, Maduro también pidió al presidente norteamericano, Barack Obama, aclarar si ordenó o conocía de una "conspiración" en su contra de opositores venezolanos con nexos en Miami y Bogotá, luego de que su gobierno capturara a dos sicarios, que pertenecían a un grupo de diez hombres, que querían cometer un "magnicidio", según denunció el sucesor de Chávez.

Los Estados Unidos y sus aliados occidentales evalúan una posible intervención militar contra el régimen de Bashar al Assad, al que acusan de haber utilizado "sin dudas" armas químicas contra civiles la pasada semana, en un ataque que dejó más de mil víctimas.