162
162
 162
162
 162
162
 AP 162
AP 162
 162
162
 162
162

Ya pasaron 16 años de su trágica muerte en el interior del "Puente del alma" en pleno corazón parisino. Junto a ella también fallecieron su compañero Dodi Al-Fayed y su chofer Henri Paul. Dos años después de su muerte, en 1999, un juez francés concluyó que la causa del accidente fue provocada por Paul, quien después de haber consumido alcohol y antidepresivos perdió el control del automóvil después de acelerar para evadir a los paparazzi.

Pero la película -que se estrenará en la Argentina el 10 de octubre-  no pretende referirse a la tragedia de su final sino a los últimos dos años de su vida. Con Naomi Watts como protagonista, el filme trata en parte la historia –hasta ahora secreta– que la princesa de Gales vivió con quien sería su gran amor, el médico cirujano pakistaní Hasnat Khan.

Según cuenta el film,  Diana conoció a Hasnat en 1995 e iniciaron una relación durante dos años tan intensa, que incluso ella pensó en convertirse al Islam.

     Según cuenta el film, Diana conoció a Hasnat en 1995 e iniciaron una relación durante dos años tan intensa, que incluso ella pensó en convertirse al Islam.

Con tan solo 36 años, Diana de Gales perdió la vida de forma trágica; sin duda, en un hecho que escandalizó no sólo a la Realeza británica sino al mundo entero.


La denominada "Princesa del Pueblo", de la mano de la nominada al Oscar Naomi Watts, ya levanta polémica y provoca el interés de la prensa internacional.    

El lugar elegido para el estreno mundial de la esperada Diana sería Inglaterra, concretamente Londres, el 20 de septiembre próximo. Y contará con la presencia de su director, Oliver Hirschbiegel, y de sus protagonistas, elenco encabezado por Naomi Watts, quien se ha convertido en un clon de Lady Di durante el rodaje. 

"Ella estaba ahí"

La película "muestra cómo el encontrar la auténtica felicidad personal por primera vez" permitió a Diana encontrar su papel como "gran promotora internacional de los derechos humanos".

En una entrevista con el Daily Mail, la actriz Naomi Watts comentó sobre su actuación en la película Diana, en la que interpreta el papel principal, y las dificultades que tuvo para dar vida a un personaje tan icónico.

De acuerdo a la publicación, la actriz reveló sentirse tan cerca de Diana, que a veces sentía su presencia. "Hubo momentos en que sentía la presencia de Diana y sentí que ella me dio permiso de interpretarla. Soñé mucho con ella y me preguntaba si a ella le hubiera gustado. Así que me encontré constantemente preguntándome si tenía su permiso para continuar. Me empapé con Diana y su vida y sentí ésta enorme responsabilidad de interpretar a esta mujer icónica", dijo Watts.

Tragedia,  glamour y millones de televidentes  

El 31 de agosto de 1997 el mundo despertó con la noticia de que la princesa Diana había muerto en un accidente en el Pont d l'Alma, en París. La noticia causó asombro e incredulidad. ¿La princesa del pueblo, muerta?

Diana fue seguramente la mujer más fotografiada del mundo. Entre 1981, año de su boda con el príncipe Charles, y 1997, fue inmensamente popular por su compasión, carisma, estilo, y también por su participación en actividades benéficas. La difícil relación con el príncipe de Gales y su posterior divorcio fueron comentados en todo el mundo. En 1999, la revista Time la consideró una de las cien personas más influyentes del siglo XX. Sin embargo, fue una mujer muy atormentada: ella misma reconoció que tenía tendencias depresivas, que se autolesionaba, y que tuvo bulimia nerviosa desde el año en que se casó.

Diana fue la tercera hija de los condes Spencer, que deseaban fervientemente un hijo varón. Por si esto fuera poco, el desagradable divorcio de sus padres la dejó con un sentimiento de vacío y soledad que no se llegaría a llenar nunca. Y le tocó ingresar a una de las familias más rígidas y protocolares del mundo, donde, en sus propias palabras, "no se podía hacer absolutamente nada con naturalidad". Se casó con el príncipe Charles el 29 de julio de 1981, luego de solo seis meses de noviazgo, en la Catedral de St. Paul, con más de tres mil invitados y ante setecientos cincuenta millones de televidentes. Pero la felicidad no duró mucho. Poco después del nacimiento de Harry, Charles reanudó su relación con su amor de juventud, Camilla Parker-Bowles, y Diana empezó un romance con su instructor de equitación, James Hewitt. Todo esto salió a la luz en 1992, año de su separación, en el libro de Andrew Morton, Diana, Her True Story.

Su funeral con honores de Estado, en la Abadía de Westminster, fue uno de los eventos más seguidos de la historia: lo vieron dos mil millones de televidentes. Meses después de su muerte, ciudadanos de todo el mundo seguían dejando ofrendas florales, velas, cartas y peluches a las puertas del Palacio de Kensington, dando cuenta de la magnitud de su legado y popularidad.


      o-PRINCESS-DIANA-VANITY-FAIR-570.jpg

Diana protagoniza la portada de la última edición de Vanity Fair, a raíz de la nueva película sobre su vida. Sin duda el dato revelador del film es el apasionado romance que mantuvo durante tres años (1995-1997) con el médico y cirujano cardiovascular pakistaní Hasnat Khan. Jemima Goldsmith, amiga de Diana y ex prima política de Hasnat - ella estuvo casada con el político Imran Khan-  contó que fue el gran amor de la vida de Diana.

El romance se llevó a cabo en el más absoluto secreto. Pasaban su tiempo en el departamento de Diana en el Palacio de Kensington o en el estudio de Hasnat en Chelsea, donde ella cocinaba, limpiaba y lavaba la ropa mientras él trabajaba en el hospital en jornadas de noventa horas semanales. A menudo, Diana usaba peluca y lentes de sol para disfrazarse, y una vez saltó de la ventana de un primer piso cuando lo visitó en el hospital. Con él la princesa persiguió una ilusión de "normalidad". Khan ha revelado que en una ocasión fueron a un pub y ella quiso ordenar los tragos, pues era algo que no había hecho nunca.

A medida que progresaba el romance, la princesa fantaseaba con la idea de casarse y mudarse con su novio a Pakistán, Australia o Sudáfrica. Tenía un retrato suyo en la mesita de noche, leía el Corán cada noche e incluso le presentó a sus hijos. Anhelaba tener una hija con él, "una preciosa niña color caramelo" a la que llamaría Allegra, nombre que le sugirió su amiga Annabel Goldsmith.


Mirá el video:

      Embed

Como señalan sus biógrafos, en sus relaciones era intensa y obsesiva, necesitaba afecto y atención constantes. Estaba obsesionada con él, y el carácter reservado del pakistaní empeoró las cosas. Pero al final, el mayor obstáculo fueron los hijos de ella, a los que pese a todo siempre priorizó. Para Khan, su única posibilidad de una vida común y feliz era en Pakistán, lejos de la atención mediática. Y era impensable que la reina o el príncipe Charles accedieran a que sus hijos vivieran allí por cualquier periodo de tiempo.

Poco después, a medida que se fue dando cuenta de que su relación con Khan era inviable, Diana empezó a frecuentar a Dodi Al-Fayed, según muchos para dar celos al médico. De pronto no le importaba que la fotografiaran, bella y glamorosa, en el yate de la familia Al-Fayed. Algunas amigas piensan que de pronto, esa actitud exhibicionista ante la prensa iba dirigida hacia una sola persona: El Dr. Khan.