162
162
 162
162

Cada vez la ciencia y la tecnología nos acercan más y mejores tratamientos para vernos espléndidas. Claro que éstos siempre deben ir  acompañados de ejercicio físico y de una dieta sana, baja en grasas y calorías.

Los principales problemas de las piernas son:  la celulitis y la flaccidez; la adiposidad localizada; las várices o arañitas y la retención de líquidos.

En general, ningún tratamiento único es suficiente para dejar las piernas perfectas. Es importantísimo hacer un correcto diagnóstico de los problemas asociados para armar un plan personalizado y, justamente ese, es uno de los secretos.

"La celulitis es un síndrome clínico que afecta principalmente a la mujer y que implica cambios específicos en el tejido conjuntivo dérmico y subcutáneo, en el que aparecen alteraciones vasculares (circulatorias) e hipertrofia de las células adiposas, comprometiendo la estructura normal del tejido adiposo. Puede estar asociada, o no, a la adiposidad localizada y ambas influenciadas por cambios hormonales", explicó  la cirujana plástica,  Graciela Alejandra Aguirre.

La ultracavitación es una de las mejores opciones a la hora de tratar  adiposidad localizada y la celulitis. También conocida como liposucción o lipoescultura sin cirugía, es una técnica no-invasiva para modelar el cuerpo y eliminar la celulitis, que logra resultados altamente satisfactorios desde las primeras sesiones.

"La tecnología de ultrasonidos de baja frecuencia permite tratar de forma selectiva las células grasas, produciendo su rotura sin dañar los tejidos de alrededor. El sistema es muy selectivo, lo cual asegura que el objetivo es el tejido adiposo subcutáneo y no otro. Durante años se ha conllevado la rotura de las membranas celulares de los adipositos, permitiendo la liberación del contenido de los mismos (triglicéridos). Estas grasas liberadas son metabolizadas a través de un proceso metabólico y fisiológico natural, serán evacuadas por vías linfáticas - venosas y eliminadas finalmente con la orina", explicó la especialista.

¿Cuáles son sus ventajas? Es un tratamiento indoloro y seguro. La ultracavitación se combina con radiofrecuencia: ésta  produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. Dicho calentamiento estimula la producción de colágeno por la piel  tanto en la piel como en el tejido subcutáneo permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico: por ende favorece la desaparición de la flaccidez.

"La radiofrecuencia va a favorecer el drenaje linfático, que  permitirá disminuir los líquidos y toxinas en el que se encuentran embebidos los adipocitos del tejido afectado de celulitis. La disminución de volumen se justifica tanto por la reducción del edema, como por la compactación a través del tejido conectivo", indicó Aguirre. Este tratamiento es combinado con el drenaje linfático manual realizado por una fisioterapeuta con distintos principios activos,  produciendo la mejora del  retorno de la linfa a sus centros colectores y generando un efecto antiedematoso, anticelulitico y modelador.