La ley 'anti gay' rusa genera polémica de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno

Aunque el gobierno del país organizador afirma que "la legislación no afectará a los deportistas participantes", distintas organizaciones planean realizar un boicot

 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162

La comunidad internacional se vio sacudida recientemente por la sanción de una ley 'anti gay' en Rusia. La norma prevé castigos ante la "promoción de orientaciones sexuales no tradicionales" frente a menores.

Esta nueva legislación amenaza directamente la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno, que tendrán como sede la ciudad de Sochi, desde el 7 al 23 de febrero de 2014, ya que distintas organizaciones internacionales han llamado a boicotear el evento luego de que el gobierno ruso haya insistido en mantener la norma 'anti gay'.

Fuentes del Ministerio del Interior ruso reiteraron la plena aplicación de la ley durante el desarrollo del evento deportivo ya que, argumentaron "no significa ninguna violación de los derechos de gays y lesbianas".

"Mientras no exhiban sus preferencias sexuales, no tendrán problema alguno con la justicia", agregaron desde la entidad estatal y remarcaron que se trata de una medida "para proteger a los menores".

En días pasados, el Comité Olímpico Internacional (COI) había recibido la garantía de que la nueva norma "no afectará a los deportistas que formen parte de los Juegos". Sin embargo, Jacques Rogge, titular del organismo, admitió que "aún hay incertidumbres".

"Estamos esperando esta aclaración antes de tener sentencia definitiva sobre estas garantías. La Carta Olímpica es muy clara: se dice que el deporte es un derecho humano y que debe estar disponible para todos, sin distinción de raza, sexo u orientación sexual y los juegos en sí debe estar abierto a todos, sin discriminación. Así que nuestra posición es muy clara", planteó Rogge.

Aunque distintas organizaciones LGBT y de Derechos Humanos han planteado larealización de un boicot a los Juegos Olímpicos de Sochi, gobernantes como Barack Obama y David Cameron han desestimado la medida.