Francisco, a jóvenes argentinos: "Quiero líos, quiero a la Iglesia en la calle"

  162
162
 AFP 162
AFP 162
 AFP 162
AFP 162
  162
162
  162
162
 AP 162
AP 162
 AP 162
AP 162
  162
162

Fue en Río de Janeiro. Pero podría haber sido en Constitución o en cualquier partido de la provincia de Buenos Aires. Francisco se vistió de Jorge Bergoglio y mantuvo un cálido discurso con miles de jóvenes argentinos que viajaron a Brasil.

Francisco pidió "lío" a los jóvenes argentinos. "Quiero líos en las diócesis; quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a las calles", exclamó.

El Papa pidió especial atención en "los dos extremos de la vida" e hizo hincapié en no licuar la fe: "Pueden tomar un licuado de manzana, un licuado de naranja, pero no tomen licuado de la fe; la fe no se licúa. Es la fe en Jesús".

Y habló de los jóvenes sin trabajo. "Es una generación que no tiene la experiencia de la dignidad ganada por el trabajo. Los jóvenes tienen que salir a las calles; tienen que hacerse valer", sentenció.

Luego de una introducción de monseñor José María Arancedo, a quien le agradeció especialmente, el Papa se disculpó con los 30 mil adolescentes que no pudieron entrar a la catedral en donde se realizó el evento.

De buen humor, dijo que no le gusta "estar enjaulado" y rezó junto a los jovenes antes de bajar a sacarse fotos y abrazarse con los que estaban en las primeras filas. Se escucharon canciones argentinas y el nombre de Su Santidad fue vivado en infinitas ocasiones. Un pedacito de Río se vistió de celeste y blanco.