Allá por 1914 se había creado un torneo exclusivo que reeditara el clásico sudamericano entre la Selección argentina y la de Brasil, denominado Copa Roca. Comenzó siendo a partido único (en las tres primeras ediciones) y después tuvo épocas que fue a dos, tres y hasta a cuatro encuentros. En 1957 se jugaron dos encuentros, ambos en Brasil.

El primero de ellos se disputó el 7 de julio en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro. La 'Albiceleste' era dirigida por Guillermo Stábile y contaba con figuras como Labruna, Corbatta y Juárez, entre otros. Ese duelo inicial lo ganaría el combinado argentino por 2 a 1 con tantos de Labruna y el 'Gitano' Juárez.

Sin embargo, dicho encuentro quedaría marcado en la historia del fútbol mundial no precisamente por la victoria 'albiceleste' en el clásico disputado en tierras rivales, sino por la aparición de un pequeño 'garoto' llamado Edson Arantes Do Nascimento, más conocido como Péle.

Con tan sólo 16 años, ocho meses y 17 días, el 'pibe' se ponía por primera vez la camiseta 'verdemarelha', reemplazaba a Del Vecchio, convertía el único tanto de ese encuentro (a los 32 minutos) y se transformaba en el brasileño más joven en jugar para su Selección.

Aquel 7 de julio de 1957 fue el puntapié inicial de lo que sería una carrera plagada de éxitos con el combinado 'carioca'. Tal era la habilidad del 'pibe' que al año siguiente, con tan sólo 17 años, fue llevado al Mundial de Suecia y el jovencito pagó con creces: marcó el gol del triunfo por 1 a 0 ante Gales en Cuartos, tres de los cinco tantos con que Brasil venció por 5 a 2 a Francia en Semis y dos más en la final que le ganó con el mismo marcador al anfitrión de la Copa. Así, gracias a sus vitales festejos, el elenco 'carioca' obtenía su primer Mundial y él se convertía en el futbolista más joven en consagrarse campeón del mundo.

En la siguiente edición de la Copa del Mundo (Chile 1962), Pelé se lesiona ante Checoslovaquia y se perdería el resto de la competencia, aunque eso no le impidió transformarse en el más joven bicampeón del mundo de la historia, tras la nueva consagración de la 'Verdeamarelha'. En 1966 los éxitos no se repitieron, Brasil quedó eliminada en primera ronda y el 'Rey' hasta llegó a declarar que no quería volver a jugar un Mundial.

Sin embargo, Pelé se volvió a calzar la casaca de su país antes de la Copa del Mundo de 1970 y se terminaría consagrando como el único futbolista en el mundo en ganar tres veces un Mundial. Luego de 15 triunfantes años en los que convirtió 77 goles y se transformó en el máximo artillero de la Selección brasileña, Pelé se despidió oficialmente del combinado de su país en 1971 dejando un legado que quedará grabado por siempre en la exitosa historia de la 'Verdeamarelha'.

OTRAS EFEMÉRIDES: UN EQUIPO QUE REVOLUCIONÓ AL FÚTBOL, PERO SE QUEDABA SIN EL PREMIO MAYOR (Ver nota)