El Gobierno sacrificó una caída de 20% en bonos para bajar el dólar fuga

Desde que en mayo comenzó el operativo oficial para reducir el contado con liqui de $9,50 al actual 7,85, Anses y Banco Nación salieron masivamente a desprenderse de títulos 

  162
162

"Es mito, nosotros no movemos la cartera de inversiones". La respuesta proviene de una agente de la Anses que niega la intervención en el mercado de bonos para bajar estrepitosamente el contado con liquidación o dólar fuga.

Más allá de la negativa, lo cierto es que tanto el organismo previsional como el Banco Nación salieron a desprenderse directa o indirectamente de títulos argentinos en dólares.

La estrategia, que comenzó cuando a inicios de mayo el liqui y el blue volaron hasta $9,50 y 10,50 respectivamente, logró sus frutos: los cotizaciones paralelas del billete están en torno a 7,85 pesos.

¿Cuánto costó? Para impulsar una baja del dólar que surge de triangular bonos y acciones entre Buenos Aires y Nueva York, los organismos estatales tuvieron que salir a vender bonos en dólares. El castigo fue contundente.

El Gobierno "sacrificó" una caída acumulada de hasta 20% en los títulos que curiosamente emite para reducir el contado con liquidación. Esto es desde que a mediados de mayo comenzó la campaña para hacer caer el dólar fuga.

Entre la lista de los más golpeados aparece el Bonar X que derrapa 12% en lo que va del mes mientras que en mayo perdió 9% (21% acumulado). El Boden 15, uno de los títulos más negociados en el mercado, suma 16% de caída; mientras que el Global 17 también anota merma del 21% y el Bonar VII tropieza el 14,5%.

Según cuentan en el mercado, la Anses (vía algunos bancos y sociedades de bolsa) y el Banco Nación (a través de Nación Bursátil) estuvieron desprendiéndose de títulos en cartera.

Al vender bonos cae su precio y por ende sube el rendimiento. Esto no es un dato menor, ya que el costo de endeudamiento del país se mide por lo que rinden sus bonos (una aproximación a la tasa que debería pagar para financiarse). Así surge que el costo de fondeo sería del 16% en dólares.

También aparecieron otros factores que presionaron a los bonos. Bancos tuvieron que vender bonos en dólares en el mercado para hacerse de pesos ante cierta escasez de la plaza local.

Esto tuvo que ver con la desaceleración de la expansión monetaria y la caída de la liquidez del sistema financiero. El crecimiento interanual de la base monetaria se desaceleró hasta 33,2%.

Las tasas reaccionaron: la Badlar quedó en 16,4% en lo que va de junio y se encarecieron los préstamos interbancarios (call al 12 por ciento). La escasez de pesos en el circuito bancario fue impulsada por el mismo Banco Nación que se corrió del mercado de préstamos entre bancos.

Otra pata de la historia, muy menor, es el ingreso de dólares vía el contado con liqui de algunas empresas. Obviamente es más ventajoso liquidar los dólares a 7,85 que al oficial de 5,345 pesos. Pero, son pocas operaciones que no cambian el panorama.

Así las cosas, la baja de las cotizaciones paralelas del dólar tiene que ver con la idea oficial de llegar al debut del Cedin y a las elecciones de octubre con algo más de aire.