163
163

Las tres compañías se encuentran bajo presión por la sospecha de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) puede acceder sin límites a todo tipo de informaciones sobre los usuarios.

El hecho se destapó por las filtraciones de Edward Snowden, empleado de una subsidiaria de la NSA, que dio a la prensa documentos sobre un programa de espionaje a gran escala del gobierno bautizado como PRISM.

La noticia es un duro golpe para las tres firmas, porque dependen de la confianza de los consumidores en sus modelos de negocios.

En una carta abierta publicada este martes, Google pidió poder publicar informaciones sobre el alcance del espionaje realizado por las autoridades en el marco de la ley FISA (Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera).

Ello demostraría que Google proporciona muchas menos informaciones de lo que se piensa, señaló el jefe de asuntos legales de la firma, David Drummond. "Google no tiene nada que ocultar", aseguró el abogado.

Hasta el momento, no se puede hablar del número de solicitudes de información ni del perfil de personas afectadas. Y según los medios, ni siquiera es posible reconocer la existencia del programa FISA.

Google destacó además que la información solamente es transmitida de manera directa por la empresa, ya sea a través de un servidor FTP seguro o en un encuentro personal, según le explicó un vocero al blog Digits del diario The Wall Street Journal.