Tirar alimentos a la basura es “robar al que tiene hambre”, dijo Francisco

 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Para el santo padre, la que está en peligro es la "persona humana", y de ahí "la urgencia de la ecología". Además. explicó que la causa de esta crisis es profunda porque hace a la "ética" y a la "antroplogía".

Los alimentos que se tiran a la basura "son alimentos que se roban de la mesa del pobre, del que tiene hambre", dijo. Y recordando nuevamente el pasaje del Evangelio en el que Jesús da de comer a una multitud multiplicando cinco panes y dos peces, y al final pide a sus discípulos que nada del alimento sobrante se desperdicie, el papa Francisco dijo que "el egoísmo y la "cultura del descarte" han conducido a "desechar a las personas más débiles y necesitadas".

      
      
      
      

E insistió: "Estamos viviendo un momento de crisis; lo vemos en el ambiente, pero sobre todo lo vemos en el hombre. ¡La persona humana está en peligro: he aquí la urgencia de la ecología humana! Y el peligro es grave porque la causa del problema no es superficial, sino profunda: no es sólo una cuestión de economía, sino de ética y de antropología. La Iglesia lo ha subrayado tantas veces. Y muchos dicen: 'sí, es justo, es verdad...' pero el sistema sigue como antes, porque las que dominan son las dinámicas de una economía y de una finanza que carecen de ética".

"Por lo tanto" -agregó-, "hombres y mujeres son sacrificados a los ídolos de la ganancia y del consumo: es la cultura del descarte. Si se estropea un ordenador es una tragedia, pero la pobreza, las necesidades y los dramas de tantas personas acaban entrando en la normalidad..."

"En muchas partes del mundo, no obstante el hambre y la desnutrición existentes, se desechan los alimentos", denunció el papa. En cambio, "cuando la comida se comparte de modo justo, nadie carece de lo necesario". "Los alimentos que se tiran a la basura son alimentos que se roban de la mesa del pobre, del que tiene hambre", sentenció.

Finalmente llamó a todos "a respetar y cuidar la Creación, a prestar atención y cuidado a toda persona, a contrarrestar la cultura del descarte y del desecho para promover una cultura de la solidaridad y del encuentro".