Correa se pone en contra a la comunidad gay

El presidente de Ecuador, que ya había rechazado el matrimonio entre homosexuales, ahora se pronunció en contra de que las parejas del mismo sexo adopten niños 

 Reuters 163
Reuters 163

"No estoy de acuerdo con la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, porque creo que la naturaleza algo de razón debe tener y que los niños deben estar en la familia tradicional, conformada por hombre y mujer", dijo Rafael Correa en una entrevista radial.

El mandatario, quien se declara conservador en cuestiones morales, ratificó su propuesta para someter a consulta popular la autorización de las bodas gay, a las cuales se opone.

"En el último de los casos nos vamos a consulta popular", afirmó Correa al referirse a las críticas de colectivos homosexuales, lanzadas tras su anuncio la semana pasada de no apoyar las uniones gay.

El gobernante indicó que ese referendo aclararía si en este tema están en discusión "los prejuicios y creencias del presidente" o la "voluntad del pueblo ecuatoriano" expresada en la Constitución.

"Entiendo la reacción de estos grupos por la exclusión, la opresión de la que han sido objeto. Pero incluso son reivindicaciones un poco vacías de contenido, porque el matrimonio como figura no les da ningún derecho adicional del que ya tienen con la unión de hecho" consagrada en la ley, sostuvo.

Correa, quien hace una semana asumió para un segundo mandato de cuatro años, recordó que jamás en su campaña ofreció apoyar el matrimonio homosexual, y deploró que cuestionen su ideología de izquierda por ser conservador en asuntos morales.

"Son tonterías, novelerías que le están haciendo mucho daño a los proyectos de izquierda en América Latina y alrededor del mundo, porque muchas veces nos ponen ante imposibles que no son ni de lejos prioridad frente a la miseria y la pobreza", expresó.