Cepal alerta por caída de exportaciones regionales

  163
163

La mayor vulnerabilidad que enfrenta en la actualidad América Latina es la apreciación cambiaria por la ola de estímulos económicos del mundo desarrollado, pero su fortaleza es su manejo macroeconómico que le da resistencia ante la crisis global, afirmó la titular de la Cepal, Alicia Bárcena.

El relajamiento monetario de Europa, lo0s Estados Unidos y Japón golpeó la competitividad de las exportaciones en la región, por lo que los países del bloque deben evaluar el momento y las medidas para administrar la entrada masiva de capitales, afirmó Bárcena durante un foro sobre inversión en América Latina.

"Creo que el factor que preocupa en la región es la apreciación cambiaria. Este relajamiento monetario (...) conspira contra el dinamismo del sector exportador", dijo la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El desplome de las tasas de interés en las economías desarrolladas empuja a los inversores a buscar mejores retornos en mercados que crecen con más fuerza y ofrecen mayores diferenciales de tasas, como América Latina. Pero la llegada de esos capitales ejercen una presión alcista no deseada sobre las monedas.

Brasil ha aplicado estrictos controles a la inversión extranjera y ha intervenido con fuerza en los mercados, mientras las naciones andinas como Colombia y Perú han optado por compras periódicas de divisas con resultados parciales.

"Cobra cada día más fuerza la importancia de valorar el uso de instrumentos para administrar la entrada de capitales. Muchos países están evaluando cómo pueden desincentivar la entrada de capitales a través de encajes, impuestos, porque este diferencial de tasas es un tema muy preocupante", agregó Bárcena.

La titular de la Cepal acotó que "nunca se había dado un momento de un relajamiento monetario tan intenso y de tanta duración. Eso nos tiene que preparar de otra manera en la región".

A esa presión se suma el reciente relajamiento monetario del Banco Central de Japón, por lo que "deberíamos esperar una mayor inversión japonesa hacia la región", dijo Bárcena.

Para mitigar sus efectos en el mercado cambiario regional, la ejecutiva recordó que están latentes el uso de herramientas como la acumulación de reservas, que pueden ser compensadas con operaciones de mercado, como la emisión de bonos, para reducir el exceso de liquidez.

Otro recurso es el control en la entrada de capitales vía impuestos, o la implementación de fondos soberanos en el exterior, como los creados por Chile con los ingresos extraordinarios del cobre, su principal exportación.



Descenso de exportaciones

Junto a los efectos de las guerras cambiarias, la secretaria ejecutiva de la Cepal advirtió que América Latina debe alistarse para exportaciones más moderadas en adelante, por la caída en la demanda de Europa y la forzada desaceleración del consumo en China.

"Nos preocupa mucho el tema de las exportaciones. El año pasado cayeron en forma importante", dijo Bárcena, y añadió: "Creo que hay que prepararse para un comercio más moderado, sobre todo ante la caída de la demanda agregada en Europa, los EEUU y la desaceleración deliberada de China".

La ejecutiva mexicana dijo además que una salida a las nuevas reglas internacionales del comercio mundial sería profundizar los envíos dentro de la región, y ahí podrían tomar una mayor preponderancia pactos como la Alianza del Pacífico.

Con todo, ratificó su pronóstico de crecimiento de la región de 3,5% para este año, impulsado por el repunte de la economía de Brasil y el buen desempeño de la actividad en México.

Por otra parte, Bárcena destacó que la inflación está bajo control y sólo es tema de preocupación en un par de países de la región (la Argentina y Venezuela), en medio de un estable mercado laboral que registraría un desempeño similar al año pasado. Y también señaló que el déficit de la cuenta corriente es controlable en Latinoamérica, pero no debe bajarse la guardia.