El dólar libre cerró a $10,45 y la brecha con el oficial ya trepó a 100%

La divisa se disparó 37 centavos en el mercado paralelo, mientras que el dólar oficial subió un centavo y cotiza a $5,22. Los operadores esperaban otro salto tras el lanzamiento de los nuevos bonos

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
  162
162

Los anuncios del equipo económico para blanquear dólares y capitalizar el ahorro privado no calmaron el mercado cambiario. Es que la cotización libre de la divisa norteamericana subió 37 centavos hasta $10,45, luego de haber cerrado el martes a 10,08 pesos. Sólo el 20 de marzo de este año hubo una suba más pronunciada, de 48 centavos.

De esta forma, la brecha con la divisa en el circuito oficial, a $5,22, alcanzó por primera vez es del 100,2 por ciento.

Los operadores esperaban que la moneda continuara con su carrera alcista, debido a la probabilidad que aquellas personas que necesiten "blanquear" pesos se vuelquen al mercado paralelo con el objetivo de conseguir los dólares para el nuevo bono.

El dólar libre trepó 53% desde inicios de 2103 y acumula un incremento de 132,7% desde los $4,49 del 31 de octubre de 2011, cuando la AFIP y el Banco Central establecieron las restricciones para la compra de dólares en el mercado minorista. En el último año avanzó 106,5% desde los $5,06 del 8 de mayo de 2012.

En la misma comparación, el dólar oficial se encareció un 6,1% desde los $4,92 en los que concluyó el 2012, mientras que sumó un 22,5% desde el anuncio del "cepo" cambiario. En los últimos doce meses, la tasa de apreciación del dólar formal fue de 17% desde los $4,46 del 8 de mayo de 2012. Por su parte, el contado con "liqui" se negocia en torno a los 9,36 pesos.

La escalada del dólar libre continúa a pesar de los esfuerzos del Poder Ejecutivo de calmar la expectativa de los ahorristas que no confían en el peso como moneda de reserva.

Ante un dólar libre alto, muchos inversores se vuelcan a la Bolsa porteña, donde el Merval quebró un nuevo récord en pesos, por encima de los 4 mil puntos.

Opinan los expertos

La situación cambiaria continúa preocupando a los especialistas, debido a la poca profundidad de los cambios previstos en la política económica, en medio de la escalada del dólar paralelo.

El ex presidente del Banco Central Aldo Pignanelli explicó que "el problema de que suba el dólar paralelo es que refleja los desequilibrios de la economía argentina, que tiene un déficit fiscal que crece, una fuerte emisión de moneda durante mucho tiempo y que el peso no es confiable".

"Lo que hizo la Presidente (al rechazar una devaluación) es un comentario preelectoral. El tipo de cambio y el cepo lo metió el propio Gobierno y no fue ayer, fue después de una elección", comentó.

Pignanelli afirmó que si el Gobierno no hace cambios "vamos por mal camino y esto terminará con un parate del crecimiento de la economía, con un fuerte retraso cambiario, serios problemas en el sector productivo y paralizar el empleo".

Por su parte, el economista Rodolfo Santangelo sostuvo "los gobiernos en estas situaciones no devalúan cuando quieren, sino cuando no tienen más remedio" y mencionó el ejemplo de Venezuela que en enero debió devaluar 50% su moneda.

El analista dijo que en Argentina el problema es un "atraso cambiario o una caída del tipo de cambio producido por la inflación, por la fuga de capitales, que no es consistente con lo que pasa en la economía, por eso el mercado cambiario está tan trabado". Santangelo abogó por "tener un programa económico que tenga la inflación baja, que no genere fuga de capitales, que aliente la inversión, y después de todo eso hablamos de qué hacer con el tipo de cambio".

A su vez, el ex viceministro de Economía Jorge Todesca planteó sobre los dichos de la Presidente: "El Gobierno dice lo que no va a hacer y debería decirnos qué va a hacer por contener la inflación. "Si no hace eso el atraso va a continuar, al igual que los controles y vamos a tener una economía sin crecimiento económico", auguró.

En coincidencia, el economista José Luis Espert, evaluó que "si no se cambia algo la situación se va a ir complicando porque el Gobierno tiene muchas variables que se le han ido de las manos". Opinó además que "el peso tiene una tasa de devaluación del 20% pero no se hace una gran devaluación para achicar la brecha. Esto mismo pasó en los 90 en la época de vacas gordas. Lo que se tiene que hacer es lanzar un plan anti-inflacionario cuanto antes". 

En cambio, analistas económicos alineados al Gobierno defendieron el actual modelo económico, y advirtieron que una devaluación generaría un "círculo vicioso" de suba de precios y caída del salario real que desencadenaría una "mayor recesión".

Para el economista Alejandro Robba de la Gran Makro, agrupación económica afín al gobierno, "hoy no resolvería ningún problema de la Argentina una devaluación del 40 por ciento", retrucando así la postura del presidente del Banco Ciudad, Federico Sturzenegger. Robba aseveró que esa medida originaría un "círculo vicioso" de suba de precios en el mercado interno, baja recaudación, y caída del salario real, que derivaría en "una mayor recesión". 

Por su parte, Ernesto Mattos economista de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, refirió a Infobae que "el déficit fiscal cerró en un 1% del PBI y en la Unión Europea se permite un 3% de déficit fiscal respecto del PBI, así que no estamos fuera de los estándares internacionales, entonces por ahí no pasa el problema. Creo que hay que impulsar la inversión pública y el Plan Procrear es un incentivo al sector inmobiliario y de la construcción, que también mueve la economía argentina".

Agustín D'Attellis, quien también responde a la corriente económica de la Gran Makro, dijo que "hay una realidad, que es que hay una carencia de alternativas de ahorro en pesos y ahí hay una asignatura pendiente. Me parece que el tema se está abordando, a partir de la reforma del Mercado de Capitales y algunas medidas del Banco Central relativas al redireccionamiento del crédito. Entonces muchos ahorristas encuentran como única alternativa al dólar, pero cuidado, que estos precios están inflados y pueden terminar perdiendo plata", expresó.