EFE 163
EFE 163

El Senado de México completó este martes la aprobación de una reforma constitucional en telecomunicaciones, que limita el dominio de grandes empresas propiedad de magnates como Carlos Slim y amplía el acceso a un sector que atrae más de 32.000 millones de dólares cada año.

Con 108 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, la cámara alta aprobó la reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones, una iniciativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto y consensuada, antes del trámite legislativo, con la dirigencia de los dos principales partidos de oposición en el marco del llamado "Pacto por México".

Entre otros objetivos, esta reforma pretende fomentar la competencia en el concentrado sector de las telecomunicaciones y garantizar la autonomía del órgano que debe regular este mercado, que en 2011 -último dato oficial disponible- obtuvo ingresos por 395.254 millones de pesos (32.134 millones de dólares).

Actualmente, el mercado de telefonía en México está dominado por dos compañías del magnate mexicano Carlos Slim: Telmex concentra más del 80% de la telefonía fija mientras Telcel alrededor del 70% de la celular.

En tanto, la televisión está concentrada en las cadenas Televisa -que acapara el 70% de la televisión abierta y el 60% del servicio por cable- y TV Azteca.

La reforma prevé sustituir a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) por dos órganos reguladores autónomos. El primero es el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), que otorgará y revocará concesiones en reemplazo del Ejecutivo, que cuenta actualmente con esa potestad.

La Secretaría de Comunicaciones podrá emitir una opinión no vinculante sobre las concesiones que realice Ifetel en un plazo máximo de 30 días.

El segundo órgano regulador, la Comisión Federal de Competencia Económica, tiene como misión controlar que no existan grupos excesivamente dominantes a través de la desincorporación de activos y otras medidas.