162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162

Todos nosotros luchamos con la fantasía de la eternidad, menos Marta. Ella tiene la firme convicción que es eterna. Y tal vez allí radica parte de su genialidad, que la hace tan única.

Su aura de extravagancia rabiosa y electrizante, encandila.  Cumplió 71 y está espléndida, con su clásico pelo "beatle" rubio platinado, está en su mejor momento, personal y  artístico. Marido a su lado, hijos, nietos varios y en especial la última nieta Isabel, que según Marta es la única que despunta dones de artista en  la familia:  "pero con esta  abuela sobrevolando, no sé si es buena idea" sentencia.

En los últimos 30 años  es el  referente ícono del arte pop en América Latina. Hoy transita un momento retrospectivo sobre su propia obra: "Estoy por viajar a hacer la  Torre de Babel  en pleno Time Square, Nueva York y en París. Lo que más me interesa de llevar estas obras de arte efímero (hechas de objetos que luego la gente puede llevarse, comer o vivirlas) a otros países, es exportar arte argentino".

Pero lo más interesante de Marta es que detrás de cada una de sus palabras que funcionan como inteligentes provocaciones, hay una mujer conectada con la realidad: y con los pies sobre la tierra, aunque en los butacones flúo by Minujín de su atelier, sus pies no lleguen al piso.

El atelier Minujín es una cachetazo de arte puro y sin duda es su lugar en el mundo. Lleno de obras en todos los soporte físicos: pinturas flúo y tridimencionales,  esculturas partidas y decenas de esculturas de exterior.

Fue una artista vanguardista hace 40 años cuando la mayoría pensaba que sólo se trataba de una extravagancia: arte efímero, happenings, site -specific.  El tiempo le dio la razón:  son todas modalidades que instan a intervenir la vida de las personas con arte en movimiento; sacarlo del claustro de los museos, y de lugares convencionales y trasladarlo a la calle o a ámbitos donde la gente lo viva, lo toque, lo huela, lo coma.  Todos conceptos en el mundo del arte que hoy están de moda y mueven millones.

- Siempre usaste la frase como una declaración de principios "todo es arte" ¿por qué ?

Marta Minujín Lo digo a través de mí misma.  Vivo mi vida como si fuera una historieta que yo misma dibujo. Me observo desde afuera, y vivo en la ficción donde todo lo que me pasa es fantasía. Es un pensamiento muy hegeliano (Georg Hegel, filósofo alemán)  el verme a mí misma desde afuera.

-Cómo te impregnas de la realidad? ¿Cuál es tu mecanismo  para intervenirla?

Me gusta mucho mirar películas  porque me encanta observar  la creatividad que hay en los guiones. Me encantó  "Bastardos sin gloria",  de Quentin Tarantino.

Leo todos los diarios, revistas, me impregno de la realidad pero a mí inmediatamente se me transforma.  Primero porque no estudié nada, Soy autodidacta, desde los 8,10 años sé que soy artista y siempre me sentí genio, por eso nunca tuve problemas en decirlo. Gané 17 becas, viajé por todo el mundo y pasé hambre y miseria en París y en New York. Y ahí fueron saliendo las cosas: como no tenía plata para pagar el guardamuebles para mis obras se fueron destruyendo y ahí nació mi idea de hacer arte efímero. Hacer un obelisco de pan dulce, una torre de pan lactal, obras que la gente misma se las comía, Y eso resultó de mi propia vida que es como un happening constante. Soy una hippie incurable y eso me permite mantener mi estado de apertura mental.

-¿Qué es ser artista?

Para ser artista tenés que inventarte un espacio donde estar, dónde crear. Cuando vivía en  EE.UU como no tenía taller, inventaba espacios donde crear… que ahora son más conocidos como site specific  ( se refiere a creaciones artísticas realizadas especialmente para un determinado lugar) que ahora es la última moda, eso ya lo hacía hace 40 años…

Sin perder el hippismo  

¡Claro! como Yoko Ono, Mick Jagger, que a pesar de que son millonarios siguen manteniendo su espíritu hippie…flower power. Aunque para mí los millonarios son los más  absurdo de esta época.  Son generaciones enteras para gastar... es como volver a la monarquía …hay una tremenda desigualdad en el mundo: acumulación de pobreza y acumulación de riqueza.

-¿Cómo ves hoy la Argentina, tomando tu historia como artista?

En los ´80 cuando monté en plena 9 de julio el Partenón de libros el sentimiento  que nos envolvía era el miedo. Hoy es la violencia. Yo no puedo pensar en un mundo con violencia, me hace mal.  Me cuesta leer tanto asesinato en los medios;  hay que dar buenas noticias, nivelar para arriba y en este país siempre se nivela para abajo.

- ¿Cómo fue tu relación con Andy Warhol? ¿Cómo gestaron esa amistad  tan entrañable?

Roy Lichtenstein vino a ver una obra mía en los Estados Unidos porque se preguntó, ¿existe el pop latino? Inmediatamente  que nos vimos pegamos onda: y me integré a la banda de los Velvet Underground  y de Lou Reed y conocí a Warhol.  Era 1985  y en ese contexto efervescente y de happenings constantes al rey del arte pop, le propuse pagarle la deuda externa con choclos. Hicimos una serie de 12 fotografías;  esas fotos hoy valen mucho y están en muchas colecciones importantes. Luego nos hicimos grandes amigos.

-¿Crées que hoy en nuestro país el arte es una cuestión más cotidiana, más accesible?

Sí claro, en los 60 por ejemplo no había galerías. Sin embargo el gran germinador de talentos en la Argentina fue el mítico Instituto Di Tella, que escupió a los mejores artistas. Allí hicimos todo! Rompimos todos los esquemas y creamos sin dudas  el mayor movimiento pop del mundo en pleno Gobierno de (Juan Carlos) Onganía, Y sin embargo el Di Tella duro solo 4 años! ¡Nada más! Hasta el día de hoy lo quieren imitar. En nuestro país hoy, hay arte diverso, muy buenos pintores, escultores …pero hay pocos artistas.

-¿Por dónde ves tu legado?

Por el flúo, por eso hablaba de la historieta…por el arte efímero. Al haber incorporado el flúo en todo lo que hago, Cuando yo hacía arte efímero no existía Internet, ahora todo es efímero instantáneo… por eso mi Obelisco de pan dulce, la gente no se va a olvidar.

- ¿Cuál es tu mensaje a los jóvenes sobre el arte?

Que no copien, que crean en ellos mismos. Y que cuando hagan algo que sea parecido a otra cosa, ¡que lo lo rompan!