163
163
 163
163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

Desde su llegada al poder hace siete años, el presidente boliviano anunció nacionalizaciones para que las compañías extranjeras inviertan en el país como socios, pero no como "patrones de los recursos naturales de los bolivianos". A continuación, un derrotero cronológico por las principales nacionalizaciones que lideró el Gobierno de Morales.

• 2006

A pocos meses de asumir la presidencia de Bolivia, Evo Morales marcaría su llegada al poder a través de un proceso de nacionalización de los recursos del país. Con el decreto "Héroes del Chaco", el 1º de mayo de ese año el mandatario declaraba el fin del "saqueo de los recursos naturales".

Los hidrocarburos se presentaron como el objetivo principal de las expropiaciones, específicamente, las reservas de gas, principal fuente de divisas del país. El presidente comenzó la negociación de nuevos contratos de explotación con las empresas extranjeras.

El decreto se basaba en un referéndum vinculante del 18 de julio de 2004, por el que el pueblo mostró su interés en recuperar la propiedad de aquellos hidrocarburos que se produjeran en territorio boliviano. En octubre de 2006, reestatizó la mina de estaño de Huanuni.

• 2007

En enero de ese año se rescindió el contrato de Aguas del Illimani, una empresa de servicios de agua y saneamiento al departamento de La Paz. Era propiedad de la francesa Lyonnaise des Eaux.

El Complejo Metalúrgico Vinto volvió a manos del Estado de febrero de 2007, junto con todos sus activos. Morales aseguró que el Estado "no indemnizará ni un solo peso" a la minera Sinchi Huayra, subsidiaria de la suiza Glencore International.

• 2008

Morales anunció la nacionalización del 100% de Entel, la mayor telefónica en Bolivia y filial de la italiana Telecom. También adquirió la totalidad de la Compañía Logística de Hidrocarburos Boliviana (CLHB), de capitales alemanes y peruanos.

Aquel 1º de mayo concretó la compra por parte del Estado de más del 50% de las acciones de la petrolera Andina, hasta ese entonces filial boliviana de Repsol YPF. En octubre de 2008, la firma española firmó un acuerdo con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para iniciar la gestión compartida de YPFB-Andina, en la que la empresa hispano-argentina tiene participación minoritaria.

El Día del Trabajador, el Estado recuperó la mayoría accionaria (50% + 1) de Chaco -filial de British Petroleum. Por medio de un decreto firmado por el presidente en la ciudad de Santa Cruz, se quedó también con el 50% de las acciones la petrolera Transredes, a cargo de la distribución de hidrocarburos y administrada por la británica Ashmore y la anglo-holandesa Shell.

• 2009

A principios de ese año, Morales decidió nacionalizar la petrolera Chaco, luego de acusar a British Petroleum y a la argentina Bridas de sacar del país US$ 277 millones en 2008. El anuncio del Día del Trabajador se hizo con la estatización de todas las acciones de la empresa AIR BP Bolivia, encargada del servicio de suministro de combustibles de aviación en los aeropuertos.

• 2010

El proceso de estatización del sector eléctrico comenzó otro Día del Trabajador, cuando se estableció la transferencia de la propiedad de las generadoras de electricidad Corani, Valle Hermoso y Guarachi a la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE).

Corani era administrada por Ecoenergy Internacional, subsidiaria de la francesa GDF. En octubre de 2011, el Estado pagó US$ 18,4 millones como indemnización. La británica Rurelec PLC tenía el 50 por ciento de las acciones de Guarachi. La mitad de las acciones de Valle Hermoso pertenecía a la empresa The Bolivian Generating Group, cuyo grupo inversor era Panamerican de Bolivia.

A su vez, se estatizó la cooperativa distribuidora Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba. El 1º de septiembre, Morales decretó la confiscación de la tercera parte de acciones de Fancesa, principal cementera del país. Sus inversionistas eran Samuel Doria Medina, principal opositor, y el Grupo de Cemento Chihuahua (GCC).

• 2012

Tres empresas participaban en el desarrollo del bloque gasífero Caipipendi: Repsol, con un 37,5%; British Gas, con un 37,5%; y Pan American Energy (PAE), con un 25 por ciento. En enero de este año, el Gobierno notificó la nacionalización de la participación de la petrolera argentina PAE a favor de la estatal YPFB-Chaco. El motivo: incumplimiento de su compromiso de inversión en el bloque.

"La participación de PAE se la está transfiriendo a YPFB-Chaco, que es una subsidiaria de la petrolera estatal YPFB", dijo Juan José Sosa, ministro de Hidrocarburos.

En mayo, el presidente de Bolivia aprovechó el acto por el Día del Trabajador para dar a conocer la nacionalización de la Transportadora de Electricidad SA, que pertenece al Estado español en un 20 por ciento. Morales ordenó a las Fuerzas Armadas que tomen el control provisoriamente. 

El 29 de diciembre, anunció que el Estado boliviano se haría de las acciones del grupo español Iberdrola en cuatro empresas: Electropaz, de La Paz, y Elfeo SA, de Oruro, además de la empresa de servicios Edeser y la gestora de inversiones Compañía Administradora de Empresas.

"Nos hemos visto obligados a tomar esta medida para que las tarifas de servicio eléctrico sean equitativas en el departamento de La Paz y Oruro y la calidad de servicio eléctrico sea uniforme en el área rural y urbana", justificó Morales.

• 2013

El 18 de febrero anuncia desde Cochabamba la nacionalización de SABSA (Servicios Aéreos Bolivianos Sociedad Anónima). cuyo capital estaba en manos del grupo español Abertis-Aena. En la práctica, el Estado se hae con el control de los tres aeropuertos principales del país: La Paz, Santa Cruz y Cochabamba.