La tragedia trae el recuerdo de Cromañón

El incendio de la discoteca Kiss esta madrugada en Brasil se debió a un accidente pirotécnico durante el show de un conjunto musical. Sus similitudes con el siniestro en el boliche de Once del 30 de diciembre de 2004

  162
162

Se estima que el local bailable, ubicado en la ciudad de Santa María, tenía una capacidad para entre 1000 y 2000 personas en total. Un total de 232 personas fallecieron al desatarse un incendio dentro de la discoteca. En el momento del siniestro, daba una presentación un grupo musical.

El fuego habría comenzado esta madrugada, cerca de las 2 hora local, tras un accidente pirotécnico. La espuma aislante del techo se habría encendido primero. El número de heridos habría superado los 130.

Algunas versiones apuntan que el artefacto pirotécnico que causó el incendio provino del escenario donde tocaba una banda en el momento, en tanto que otras apuntan que vino del público.

Según los primeros datos del siniestro informados en C5N, las personas tenían una única puerta por donde escapar. Los bomberos debieron hacer un agujero en la pared para buscar a aquellos atrapados.

Según apuntó el comandante de bomberos local a AFP, los asistentes al boliche "entraron en pánico y acabaron pisotéandose unos a otros. La principal causa de muerte fue la asfixia".

El horroroso incidente comparte características con el incendio en Cromañón, ocurrido el 30 de diciembre de 2004, que marcó a la sociedad argentina. En esa ocasión los muertos fueron 194 y los heridos superaron los 1400, según la causa judicial.

Al igual que en el caso de Club Kiss, las llamas que consumieron el lugar se originaron como consecuencia del mal uso de pirotecnia durante el show de la banda Callejeros; en este caso, tras el encendido de una bengala que prendió fuego la tela que cubría el techo del lugar. Tampoco funcionó la salida de emergencia, ya que estaba trabada con candados y cadenas, lo que impidió la salida de centeneras de personas.

Al igual que en la tragedia de la discoteca Kiss en Brasil, decenas de asistentes al boliche murieron asfixiados, como consecuencia de la inhalación de humo y gases tóxicos.