Mokhtar Belmokhtar, el Bin Laden norafricano

 Reuters 163
Reuters 163

Su negocio de venta ilegal de cigarrillos hizo que lo apodaran "Señor Marlboro"pero su perfil es temible: secuestros, asesinatos y la comandancia de Al Qaeda en el Magreb.

El líder que comanda al grupo terrorista que secuestró casi dos centenares de trabajadores en la planta de gas de In Amenas, al oeste de Argelia, es un ex comandante de Al Qaeda nacido el 1º de junio de 1972 en ese mismo país, pero en una población llamada Ghardaia. Su foja de servicios lo vincula a la red de Osama Bin Laden desde su origen.

Como tantos otros, fue entrenado en los campos del líder extremista en Afganistán entre 1991 y 1993, donde participó en la guerra de liberación junto a los mujahidines, cuando apenas tenía 19 años. El Grupo Islámico Armado (GIA), brazo militar del Frente Islámico de Salvación, fue la primera organización terrorista que integró.

De vuelta en su país, se dedicó a formar una célula de Al Qaeda que denominó Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, embrión del más conocido y reciente AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico). Durante ese período participó en innumerables golpes para financiar su "emprendimiento", entre los que se cuenta el secuestro de europeos como actividad recurrente.

Pero Belmokhtar, que perdió su ojo izquierdo en un combate, tenía aspiraciones propias y no todos en Al Qaeda estaban de acuerdo con su manera de actuar. Le gustaba mezclarse en actividades "locales", como el contrabando de cigarrillos que originó su apodo, y eso, más su tendencia a aplicar la violencia sin el "virtuosismo" religioso del que se vanagloria la red terrorista, lo llevó a separarse de ella.

      
      

En 2012 Belmokhtar formó una brigada independiente, que llamó Al-Muthalimin (en árabe, "Los que firman con sangre"). Dominique Thomas, especialista en redes islamistas, señala que "el grupo se reconstituyó alrededor de su jefe, el 'Señor Marlboro', y se acercó al Movimiento por la Unidad de la Jihad en Africa del Oeste (Mujao), que controla una parte del este de Mali, concretamente Gao y alrededores".

Se estima que los Al-Muthalimin son entre 200 y 300 y que tienen armamento y entrenamiento suficiente como para llevar adelante operaciones complejas. No se sabe quiénes lo componen, pero testimonios de rehenes liberados afirman que el origen de sus captores recorren todo el norte de África, desde Marruecos hasta Egipto, e incluso "había uno con acento sirio".

Lo cierto es que su multifacético jefe podría ser considerado tanto un terrorista como traficante, hombre de negocios, oportunista y hasta dirigente de una organización no gubernamental que no escatima ayudas a la desasistida población local, siempre a cambio de su fidelidad. Y para Occidente, es el hombre más buscado del momento.