Gentileza diario Clarín 162
Gentileza diario Clarín 162

"El servicio ha sido interrumpido. Su funcionamiento ha sido cancelado provisoriamente. La Unión Ferroviaria ha acordado la reubicación de todos los compañeros en áreas de la línea Urquiza", comunicó hace justo tres meses, el 9 de octubre, la seccional Urquiza de ese gremio.

Desde entonces, el tranvía de Puerto Madero quedó inactivo, con la última formación que circulaba abandonada, en medio de un limbo y sin saber si volverá a funcionar. La Ciudad rechazó hacerse cargo del servicio y la Nación ya no paga el subsidio.

Ocurre que el tranvía, que siempre fue deficitario, quedó incluido en el conflicto por el traspaso del subte. El 28 de marzo cuando el Congreso sancionó la ley que le transfirió a la Ciudad ese servicio junto los subterráneos, el Premetro y 33 líneas de colectivos lo hizo sin los recursos para administrarlos.

Por ese motivo, Macri primero rechazó hacerse cargo de los transportes pero finalmente en diciembre dio marcha atrás y aceptó el traspaso del subte. No ocurrió lo mismo con "los colectivos y el Tranvía de Puerto Madero, que siguen estando a cargo de la Nación", aseguraron desde el gobierno porteño al diario Clarín.

El Ejecutivo nacional, en cambio, sostiene que todos los transportes pasaron a la órbita de la Ciudad, por lo que la administración total de esos servicios depende ahora de la administración capitalina. Además, desde este año Nación dio por concluido el pago de los subsidios.

Frente a esta coyuntura, las empresas que se hacían cargo de la operación (Alstom, Metrovías y Ferrovías) se quedaron sin referencia estatal para acordar subsidios y gastos de mantenimiento, por lo que el tranvía –cuyos coches costaron 5 millones de euros- quedó a la deriva y se desconoce si volverá a circular.

"En octubre se rompió la única formación que cubría el servicio. Entre la falta de fondos y la disputa política, el servicio quedó parado y no sabemos si volverá a funcionar", confiaron al matutino fuentes de la concesión. En total, el Estado nacional invirtió en el Tranvía del Este –como es el nombre del servicio- unos 102 millones de pesos, sin contar los gastos operativos.