Aerolíneas alcanzó este año su mayor déficit desde que fue privatizada

 Télam 162
Télam 162

Los números negativos de Aerolíneas Argentinas para el corriente año no son los mejores. Es que los 976 millones de dólares de pérdida configuran el mayor rojo que tuvo la compañía en ejercicios anuales de los últimos 21 años

Los us$ 2,7 millones de pérdida por día tienen varias causas. En primer lugar, porque los destinos internacionales generan altos costos para la compañía; segundo, por el alto precio del petróleo.

Con respecto al primer factor, los costos operativos son mayores porque hay más competencia con otras aerolíneas en la disputa por los clientes. En rigor, Madrid (us$ -64 M) y Barcelona (us$ -59 M) son los puntos más deficitarios de una larga lista de lugares que no están siendo rentables para la compañía estatal.

Para el ámbito doméstico se da un fenómeno parecido, aunque con un menor impacto en lo financiero: Bariloche (us$-17 M) y Mendoza (us$-17 M), son los puntos más requeidos por el mercado y que generan más gastos para la aerolínea de bandera.  En tanto, los destinos que dejan números positivos o registran pérdidas menores son los que tienen menor demanda y donde AA aparece como único oferente -o es uno de los pocos-, como Santa Rosa, Trelew, Jujuy, Resistencia, Esquel, entre otros.

Por su parte, el petróleo también jugó un rol fundamental en el balance negativo. El combustible que debieron pagar los propietarios de la aerolínea (Iberia, el Estado español y el grupo Marsans) durante los 17 años de gestion privada valía la quinta parte de lo que cotiza hoy. El insumo supone el 40% de los costos operativos.

Ambos factores explican en parte que, desde que se estatizó la compañía en julio de 2008, se hayan acumulado pérdidas por us$ 3324 millones, cifra algo superior a los us$ 3230 millones de déficit registrados durante el período 1991-2008, cuando los gestores eran privados.

Los números consignados por el diario La Nación están basados en las transferencias del Tesoro provistos por la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) y datos de la empresa y del mercado (ver recuadro). Y lo que muestran es que van a contramano de las previsiones recientes realizadas por los funcionarios.  Por ejemplo, es el caso de Mariano Recalde, quien sostuvo hace dos años que AA tendría un balance positivo para el 2012.