DYN 162
DYN 162
 DYN 162
DYN 162
 DYN 162
DYN 162
 DYN 162
DYN 162
 Reuters 162
Reuters 162

La primera luz de alerta para el conjunto de Núñez llegó a los dos minutos de juego y no fue por una jugada de peligro, sino todo lo contrario por la lesión, ya que Jonatan Maidana recibió un golpe y no pudo continuar en el partido. Esta situación generó dilemas, porque en el banco de suplentes Matías Almeyda, DT de River, no había convocado a ningún defensor lo que lo forzó a improvisar en el sistema táctico e hizo que Carlos Sánchez pase a jugador de lateral derecho en lugar el ex Boca. Además, estos movimientos hicieron que Facundo Affranchino ingresara al terreno de juego e integrara el mediocampo.

Tras estos primeros movimientos, el balón comenzó a correr con más fluidez, pero como es normal en el fútbol argentino, no hubo un equipo que se hiciera dueño absoluto de la posesión del esférico y por ende dueño del encuentro. De esta manera, el juego pasó a ser burdo y ordinario. La pelota transitó mucho más en el aire que sobre el césped y quienes eran responsables de manejar los hilos de sus equipos (Leonardo Ponzio en el "Millonario" y Diego Villar en la "Academia") no jugaron con precisión.

Los conducidos por Luis Zulbeldía ni siquiera encontraban el alivio en alguna jugada de Ricardo Centurión, una de las mayores promesas de las inferiores de la entidad, porque el volante no era preciso en sus pases y cada vez que encaraba a un defensor rival parecía chocar con una pared. El más práctico fue Luciano Vietto, quien tocó casi siempre de primera sin dar mayores rodeos.

      

River, por su parte, fue el que tuvo las mejores jugadas de peligro, las cuales llegaron siempre desde un centro, principalmente, desde la izquierda. Ariel Rojas fue uno de los más activos, pero ninguno de sus envíos encontró un destinatario en el área. Tanto Rogelio Funes Mori, como David Trezeguet se vieron imprecisos de cabeza y en muchas ocasiones perdieron el duelo con los zagueros de Racing.

La llegada del segundo tiempo hizo que algunos hinchas se ilusionen con un cambio en el juego o al menos con un modificación en la actitud de los futbolistas, aunque esto duró poco, muy poco, porque todo volvió a ser tosco y sin ideas. Así como la pelota vivió en el aire en los primeros 45 minutos, en el complemento todo fue de igual manera.

Si había alguna forma de romper el empate, esa era con envío en forma de centro y fue así que llegó la apertura del marcador. Igualmente la situación no se generó en una jugada elaborada, sino que llegó desde un tiro libre que encontró a Matías Cahais sin marca. El ex defensor de Gimnasia de Jujuy desvió levemente el balón y decretó el 1-0 para su equipo, un resultado que podría catalogarse como injusto, pero hay cabe destacar que ambos conjuntos hicieron un cotejo pobre en general.

Con la apertura del tanteador, la "Academia" jugó con la desesperación del local y con su falta de ideas. Abundaron los pelotazos al arco defendido por Sebastián Saja y ni de esa forma los comandados por Almeyda pudieron alcanzar la igualdad. River se volvió a mostrar sin identidad, sin un sistema claro y Racing aprovechó la chance que tuvo, sólo con esto le bastó para llevarse tres puntos de un "Momumental" que estalló de rabia en el final.

Formaciones iniciales:


River: Marcelo Barovero; Jonatan Maidana, Germán Pezzella, Jonathan Bottinelli y Diego Martínez; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Martín Aguirre y Ariel Rojas; Rogelio Funes Mori y David Trezeguet. DT: Matías Almeyda.

Racing: Sebastián Saja; Iván Pillud, Fernando Ortíz, Leonardo Migliónico y Matías Cahais; Diego Villar, Agustín Pelletieri, Mauro Camoranesi y Ricardo Centurión; José Sand y Luciano Vietto. DT: Luis Zubeldía.

Estadio: River Plate.
Arbitro: Pablo Lunati.