Qué países abandonan la enegía nuclear, cuáles la mantienen o la anhelan

Japón, luego de Alemania y Suiza, se convirtió en el tercer país en decidir el cierre progresivo de todas sus centrales de producción de energía nuclear desde la catástrofe deFukushima, pero otros todavía confían en el átomo y algunos quieren incluso construir sus primeros reactores


LOS QUE QUIEREN SALIR O NO QUIEREN SEGUIR UTILIZANDOLA

Japón se unió el viernes a Alemania y Suiza, que habían decidido el año pasado, después de la catástrofe nuclear que se produjo en el archipiélago nipón, de abanconar progresivamente la energía atómica para producir electricidad.

Italia por su parte decidió luego de Fukushima no relanzar la industria nuclear. Esta fuente de energía fue abandonada en el península en los años 1990. En 2008 el gobierno de entonces revirtió la medida, pero en junio de 2011 una aplastante mayoría de italianos se pronunciaron en un referéndum en contra del regreso de un regreso a la energía nuclear.

Bélgica confirmó luego de Fukushima una ley adoptada en 2003 que preveía un abandono progresivo de la energía nuclear para 2025. Este año se decidió que este abandono será progresivo entre 2016 y 2025.

LOS QUE QUIEREN CONTINUAR


Varios países confirmaron su voluntad de recurrir a la energía nuclear, por diferentes razones, pero principalmente por la necesidad de garantizar el suministro de energía sin depender de las energías fósiles importadas o porque ven en ella una forma inevitable para reducir sus emisiones de CO2.

En este grupo se incluyen a Francia, Gran Bretaña, Rusia, China, India y Estados Unidos, entre otros, aunque muchos proyectos estadounidenses estén amenazados por la competencia que representa el gas de esquisto (obtenido por fractura hidráulica) comercializados a precios muy ventajosos.

En América Latina, Brasil reanudó en 2010 las obras de construcción de Angra III, luego de 24 años de polémica, y hasta 2020 no tiene previsto nuevas centrales. Argentina puso en marcha en 2011 su tercera central atómica, Atucha II. En su plan estratégico tiene planeado la construcción de una nueva planta atómica, Atucha III, y la puesta en funcionamiento de un reactor de baja potencia CAREM, diseñado y proyectado por argentinos.

En marzo de este año, México, el tercer país latinoamericano que dispone de esta tecnología, anunció que analizaba la posibilidad de crear dos centrales nucleoeléctricas dentro de las instalaciones donde está la única que opera actualmente en el país (Laguna Verde, este) que ya cuenta con dos reactores.

Algunos de estos países llevan a cabo programas muy importantes de construcción de nuevas centrales nucleares. Es el caso de China, pero también Gran Bretaña que quiere renovar el conjunto de su parque nuclear, o también Sudáfrica, que sólo tiene una central construida en los años 1970 (la única en uso en el continente africano) y quiere construir 6 nuevos reactores.



LOS QUE QUIEREN CONSTRUIR SUS PRIMEROS REACTORES


Toda una serie de países quieren actualmente desarrollar la energía nuclear, en particular en los Estados del Golfo que produce actualmente su electricidad a partir de petróleo o gas y buscan preservar sus recursos hidrocarburíferos.

Esto incluye a países como Polonia, Turquía, Jordania, Emiratos Arabes Unidos o también Arabia Saudita, sin hablar del caso muy controvertido del programa nuclear iraní, reivindicado como con fines civiles por Teherán pero que las grandes potencias sospechan que encubre un programa con fines militares.