162
162
 Charly Díaz Azcué 162
Charly Díaz Azcué 162

El desarrollador de Nordelta, Eduardo Costantini, cuestionó esta mañana la idea del diputado y jefe de la bancada kirchnerista Agustín Rossi de eliminar las barreras de los countries, y advirtió que una medida de ese tipo afectaría el "derecho de propiedad" de los habitantes de los barrios privados.

"En la reforma del Código Civil se rejerarquiza aún más el régimen de barrios cerrados pero a su vez hay un proyecto que trata de contrarrestar esto y 'abrir' los countries", se quejó Costantini en referencia al debate que se instaló a raíz de las declaraciones del legislador oficialista.

Al ser consultado sobre la cantidad de personas que se reinstalaron en esos emprendimientos, el empresario señaló que "en los últimos 10 años ha ocurrido un crecimiento del temor de la sociedad a la inseguridad" y ante esto, "generalmente la población busca mayores medidas de seguridad".

Costantini explicó que "desde un punto de vista urbanístico, es mejor una ciudad abierta, es lo natural; si bien es cierto que pueden existir áreas de barrios cerrados, como en otros lugares, dentro de áreas abiertas".

"Nosotros estamos creando dos ciudades, de 1.500 hectáreas, que necesitan de la gente para poder sostener el sector comercial. Por ejemplo, la Avenida Troncal, que legalmente es una pública, lleva a los habitantes a los colegios, al shopping, al sanatorio y además tiene sus espacios verdes", destacó.

      

En tal sentido, el desarrollador reveló que "

en Nordelta entran más de 20 mil personas por día y trabajan más de 8 mil

", y destacó el crecimiento constante del megaemprendimiento , donde "se están construyendo 1.800 departamentos y más de 300 casas" y "

la población crece a un promedio de 20% por año

". "Estamos por superar las

20 mil personas

", agregó.

En declaraciones a Radio Mitre, Costantini explicó que "dentro de cada barrio, las calles son privadas", y en el caso de que se quisiese modificar eso, "tendría que haber una ley de expropiación de todas las calles de todos los barrios privados".

"El mantenimiento del lugar es costeado por los vecinos. La asociación civil de cada espacio se hace cargo de la administración de todo el barrio", manifestó. Y consideró: "Creo que jurídicamente no se va a avanzar tanto porque va contra el derecho de propiedad que establece la Constitución".

Para concluir, Costantini advirtió sobre una "desaceleración importante" en la construcción aunque "no hay un parate". "Ya son 28 mil habitantes y se sigue creciendo. Falta desarrollar 500 hectáreas", explicó, y pronosticó terminar el megaemprendimiento "con unas 80 mil personas".