La increíble historia de Pepe Mujica, un club de fútbol y la tapa de su inodoro

  163
163
  163
163
  163
163
  163
163
  163
163

Era un día lluvioso, gris. Pero los jugadores de Huracán de Paso de la Arena, un humilde club de esa localidad montevideana, no podían desaprovechar el día de entrenamiento, teniendo en cuenta que, de continuar de la mejor manera lo que resta del campeonato de la segunda división, podrían lograr el ascenso tan deseado. Algo nunca antes alcanzado en la historia del club.

Por eso, el plantel no desperdiciaba el tiempo y realizaba esa mañana ejercicios físicos en el gimnasio de la institución. De repente, uno de los jugadores interrumpió la actividad, sorprendido por lo que, creía, estaba viendo frente a las instalaciones del club.

"En determinado momento vemos que pasa el fusca celeste por enfrente de la sede y uno de los jugadores dice, ¿Pero, no es el Pepe Mujica el que está bajando del auto?. No es algo normal que en una mañana de entrenamiento veamos tan de cerca al presidente", relató Carlos Rodado, director técnico del equipo.

A partir de allí las actividades quedaron momentáneamente suspendidas, por la lógica del inesperado suceso.

"Lo vimos que iba derecho a la ferretería con un paquete en la mano. Le digo al técnico alterno, ¿qué te parece si vamos y lo presentamos a hablar con él?, ya que sabíamos que el presidente había venido muchos años a jugar a la institución donde estamos dirigiendo en este momento", contó Rodado a la emisora argentina Radio 10.

"Así que fuimos y ahí estaba, con la tapa del inodoro debajo del brazo. Nos presentamos, le comentamos que teníamos al plantel entrenando en frente. Le pedimos si podía hablar un rato con ellos, compartir un momento en la mañana de entrenamiento.  Y bueno, gustosamente aceptó la invitación, entró y fue saludado con aplausos. Había una gran alegría en el plantel. Se presentó con cada uno, conversó con los muchachos. El sabe de los orígenes de la institución, que es un cuadro de barrio, de mucho sacrificio, donde muchas veces no se tienen todos los recursos y la logística necesaria para estar compitiendo profesionalmente. Pero sabe que con mucho trabajo y actitud se pueden lograr todos los objetivos en la vida, sobre todo una persona como él que también es de origen humilde y llegó a ser presidente".

 

La charla con el plantel fue una suerte de aliento del presidente al plantel, para que encaren lo que resta del torneo con esfuerzo y dedicación: "Hay que salir adelante, trabajar mucho y tener los objetivos claros", les recomendó Mujica.

 

Como ex vecino del barrio donde se encuentra la institución, "se comprometió a estar presente en el asado" si Huracán asciende a primera división porque, según contó el DT, "se siente identificado con el club y su situación".

 
 

"A los jugadores les habló de la vida, hay veces que el espíritu humano puede más que cualquier hecho económico cuando no tenemos todas las garantías en ese sentido", destacó Rodeo. Y añadió: "Su llegada es como una bendición. Aunque nosotros sabemos que él es hincha de Cerro ".

 
 

El técnico y los jugadores se sorprendieron por la informalidad con la que se mueve Mujica por la calle, porque, según resaltó Rodeo "la única guardia de seguridad era su perrita Manuela, que estaba adentro del auto".

El hecho ocurrió el martes pero tomó estado público hoy gracias a las redes sociales y a la repercusión en algunos medios nacionales, como el diario El Observador.

No hubo prensa y las fotos reproducidas hoy fueron tomadas por algunos de los testigos del hecho, que además se encargaron de hacer circular la información.

Casualmente, estos días, en su audición radial, Mujica había reiterado que su forma de vida era parte de su "libertad jurada". "No  es una carga ni una pose, es una filosofía decantada en años de privacidad", dijo, en alusión a los casi 14 años que estuvo preso por pertenecer al movimiento guerrillero "Tupamaros".

También ha dicho el presidente uruguayo que el cargo no tiene por  qué cambiar a las personas. "Para mí es un laburo (trabajo). Me baño  y me voy a trabajar", dijo alguna vez.