162
162

Desde el sábado los colectivos de las líneas 9, 84, 271, 299, 373, 384, 505 y 507 están fuera de servicio luego de que la empresa de transporte Tomás Guido entrara en quiebra. Esta situación afecta a miles de usuarios de Capital Federal y el Conurbano.

La situación de las unidades que circulan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (9, 25 y 84) depende del control de la Comisión Nacional de Registro de Transportes (CNRT) y ésta deberá decidir qué empresa se hace cargo de los servicios.

En el caso de las líneas que circulan por la provincia de Buenos Aires (271, 299, 373 y 384) el organismo a cargo de esta situación es la Dirección General de Transporte, que será quien elija las firmas que retomarán los ramales.

Por su parte, los municipios de Almirante Brown y Avellaneda se encargarán de decidir el futuro de las líneas 505 y 570.

Desde hace un mes la línea 25 está fuera de servicio luego de un paro de los trabajadores y de la inhabilatación de unidades por parte de la CNRT, que la empresa no pudo revertir. Si bien los empleados fueron reincorporados, la situación no logró ser normalizada.

Los choferes dependientes de la empresa se agrupaban en las puertas de la oficina que tiene la compañia en la calle 29 de Septiembre y Las Piedras, en Lanús, que permanece cerrada desde el viernes al mediodía.

Los delegados indicaron que los trabajadores permanecerán allí, cumpliendo su horario porque así lo indicaron "desde el sindicato", y denunciaron que ninguno de los responsables de la firma se comunicó con ellos.