162
162

Según detalló la directora de Salud municipal, Judith Jozami, se pretende "fortalecer los aspectos sanitarios" vinculados con las mujeres que ofrecen servicios sexuales. Pero lo que resulta más increíble es que también se busca generar un atractivo "turístico" para posicionar a la ciudad chubutense por sus prostíbulos.

"No sólo es (para) regular y cuidar sanitariamente, sino que hay muchos países que generan estos espacios que desarrollan también los aspectos turísticos, como Holanda", indicó la funcionaria municipal.

El apoyo oficialista al proyecto fue confirmado por la concejal Alicia Dubreuil, quien dijo que "la decisión política del intendente es trabajar en la reglamentación de este tema". Además, tanto la edil como la directora de Salud pidieron la derogación de la Ley nacional 12.331, que prohíbe expresamente "las casas de citas" o prostíbulos y que data de 1937. Y, aunque suene paradójico, aseguraron que también se busca combatir la trata de mujeres.

"Legalizar la prostitución, blanquearla. Y ponerle el marco sanitario que necesita para proteger desde el aspecto de la salud y lo social a quien ofrece sexo retribuido y a quien lo consume", son los alcances de la propuesta, según explicó Jozami. La funcionaria detalló que su iniciativa "permite que la persona que ofrece servicios haga aportes, tenga obra social, jubilación futura" y a la vez, quien ofrece sexo pago "es quien cobra" para eliminar al proxenetismo.

No es la primera vez que Jozami intenta "legalizar" la prostitución. La funcionaria había elaborado el proyecto en 2006 cuando era concejal. Pero su propuesta no prosperó en aquel momento y ahora fue reflotada y comenzó a discutirse en los últimos días en la comisión Nº 2 de la Legislatura local, que se ocupa de temas de Familia y Personas con necesidades especiales.

El proyecto delimita un sector de la ciudad destinado al asentamiento de clubes nocturnos, en inmediaciones de rutas provinciales o nacionales. Como contrapartida, prohíbe la actividad a menos de800 metrosde las escuelas. Además, limita la oferta sexual al interior de locales cerrados y prohíbe "sugerir, ofrecer, insinuar, solicitar, negociar o aceptar directa o indirectamente servicios sexuales retribuidos en el espacio público".


Rechazo

El tema ya generó un fuerte rechazo en amplios sectores de la sociedad. El fiscal Marcelo Colombo, titular dela Unidad Fiscalespecializada en el delito de trata dela Procuración Generaldela Nación(Ufase), advirtió que "pretender reglamentar la prostitución no es legal en el marco del sistema abolicionista argentino. Además, por lo que dice el artículo 31 dela Constituciónnacional, las provincias están obligadas a ajustarse a lo que dicten las leyes nacionales y los tratados internacionales. Su rebeldía es inviable por inconstitucional".

"Definitivamente, no se puede separar la trata de la prostitución, eso es crucial, porque el eje crucial es la prostitución, no la trata", afirmó la diputada Marcela Rodríguez al diario Página 12.