AP
AP

Lionel Messi brilló nuevamente en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa. Marcó los dos primeros goles del conjunto catalán, a los 25 y 41 minutos de la primera etapa, mientras que en la segunda parte anotó los tres restantes, a los 5, 12 y 39 minutos.

Es la primera vez en la historia que un futbolista marca cinco goles en instancias de playoff de la Champions y la primera vez que el argentino logra esa cantidad. Además, con las anotaciones frente al equipo alemán, quedó a nueve conquistas de igualar la marca de César, el máximo goleador en la historia de Barcelona, con tan sólo 24 años.

Mientras tanto, en la estadística, el equipo catalán alcanzó por quinto año consecutivo la ronda de cuartos de final en Champions, una racha de la que ningún otro equipo europeo puede presumir en la actualidad, tras la caída del Manchester United en la fase de grupos.

El Barça no queda eliminado en los octavos de final de esta competición desde la temporada 2006-07, cuando el Liverpool lo derrotó por 2-1 en el Camp Nou y los azulgrana sólo pudieron vencer por un solitario gol en Anfield (1-0), en una edición en la que se impuso el Milan.

A partir de ese momento, el club catalán ha logrado levantar dos títulos de la Liga de Campeones (2009 y 2011) y disputó dos semifinales (2008 y 2010). En la presente edición, ya está entre los ocho mejores del torneo.

Messi superó por primera vez la marca de cuatro goles convertidos por un futbolista en un partido de Champions League. Esa cifra la había alcanzado en un partido definitorio frente al Arsenal en 2010 para igualar el récord de Marco Van Basten, Filippo Inzaghi, Dado Prso, Ruud Van Nistelrooy, Gomis y Andrey Shevchenko. Pero solo él pudo estirar a cinco su cuenta personal en 90 minutos.