Narcos controlan el proceso electoral en México

  163
163

"Los cárteles del narcotráfico buscarán ampliar su influencia en los políticos apoyando en especie o con efectivo a aquellos que representen sus intereses. También tratarán de eliminar a los candidatos que tengan los grupos rivales, por lo que es previsible que este año se registrará mayor violencia en los procesos electorales", adelantó Edgardo Buscaglia (foto), presidente del Instituto de Acción Ciudadana, en declaraciones para El Universal.

Buscaglia precisó que el dinero en efectivo del narcotráfico sigue circulando hacia todos los partidos políticos en México, y los grupos delincuenciales compiten por los candidatos de todos los niveles.

"Los políticos forman parte de los grupos criminales. El grupo criminal no es una unidad separada del político, que por acción está sirviendo a un grupo criminal organizado, como sucede en muchas partes del país, donde no es por omisión sino por acción misma, favorece los intereses de un grupo criminal, le sirve a ese grupo criminal. El político es parte del grupo criminal y se le debe procesar como tal", afirmó.

El experto explicó que existen empresarios "fachada" que aportan la logística operativa a estos grupos criminales, "por tanto, cuando estos empresarios financian campañas con dinero ligado a los grupos criminales, no lo están haciendo solos, están compitiendo con otros grupos criminales también y eso genera violencia".

Buscaglia detalló que la violencia entre grupos del narcotráfico se mantendrá en México en 2012, como resultado de la competencia que se registra en ellos, así como por el uso de grupos paramilitares para lograrlo. El principal protagonista será el Cártel de Sinaloa.

El líder de  esta banda criminal, el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", fue incluido por la revista Forbes en su listado de las personas más poderosas del mundo 2011. De Guzmán Loera, quien aparece en el lugar 55 -por encima del presidente mexicano Felipe Calderón-, la publicación detalla que "lidera al cártel de Sinaloa, el abastecedor de cocaína más grande de los Estados Unidos". Es que el cártel de Sinaloa maneja parte del violento estado mexicano de Chihuahua -donde está ubicada la peligrosa Ciudad Juárez-, más Durango, Sinaloa, Nayarit, y ciertas zonas de Jalisco, Guanajuato, Zacatecas, Chiapas, Sonora y Baja California. La DEA asegura que este grupo ya está instalado en Costa Rica. Y las autoridades colombianas confirmaron el vínculo de la banda criminal con la guerrilla de las FARC.