DyN 162
DyN 162

La presidente Cristina Kirchner retomó este miércoles su actividad oficial tras 21 días de licencia médica y en la extensa reseña política y económica que realizó en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada anunció que la desocupación bajó al 6,7% en el cuarto trimestre del 2011.

De esta manera, la tasa de desempleo se redujo cinco puntos porcentuales respecto del 7,2% registrado en el tercer trimestre del año pasado. Cabe señalar que, por motivos estacionales, el último trimestre del año suele arrojar los indicadores de desempleo más bajos.

Para encontrar un registro de desocupación en ese nivel hay que retrotraerse al segundo semestre de 1991. En octubre de ese año, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) calculó un desempleo del 6,0% de la población activa.

A partir de entonces, el indicador mantuvo un progresivo crecimiento hasta el pico de 18,4% de aquella década, por mayo de 1995, en medio de la llamada crisis del Tequila que golpeó a las economías emergentes.

En la década siguiente, en octubre de 2001, la desocupación superó el máximo anterior, para afectar al 21,5% de la población activa, en un escenario de recesión económica e inminente crisis, con default de deuda soberana y devaluación en los meses subsiguientes.

Cabe señalar que el cálculo de desempleo, que se desarrollaba en forma semestral, pasó a realizarse cada tres meses a partir del primer trimestre de 2003. Con ese cambio de metodología, la desocupación alcanzaba al 20,4% de la población activa. Al asumir Néstor Kirchner, en mayo de 2003, se encontraba en el 17,4%, cuando la recuperación de la actividad económica presentaba todavía serios desafíos.

Otro hito en este cáculo del INDEC se produjo en el cuarto trimestre de 2006: entonces el desempleo cayó a 8,7%, es decir, a un dígito, por primera vez en 13 años.

La trascendencia de ese dato se reflejó en la consolidación de la popularidad del gobierno de Néstor Kirchner, quien había asumido con menos del 23% de votos en las elecciones presidenciales de 2003.

Cristina Kirchner recordó: "Por primera vez perforamos el piso del 7 (por ciento), la marca más chica que habíamos tenido era del 7,2 por ciento". La mandataria, que se impuso en los comicios de 2007 con el 44,8% de los votos y el 54,1% en 2011, siempre contó con los indicadores laborales como un verdadero baluarte para sumar adhesión popular.