Lluvia de burlas al candidato del PRI tras su mal paso por la Feria del Libro


Peña Nieto, ex gobernador del populoso Estado de México y único precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia, sufrió el momento incómodo el sábado en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. El apuesto candidato y esposo de una despampanante actriz de telenovela encajó en el arquetipo que sus más feroces críticos le han formulado de que el popular político es telegénico, pero hueco.

"He leído varias, varias novelas que me gustaron. En lo particular, difícilmente me acuerdo ya del título de los libros", dijo Peña Nieto en la sesión de preguntas y respuestas de la feria. Y agregó: "no leí toda la Biblia", pero que algunos pasajes lo influyeron cuando era adolescente.

Al decir que el libro que lo había alentado a una carrera política, Peña Nieto atribuyó erróneamente La Silla del Aguila al historiador Enrique Krauze, en vez de al más reconocido novelista del país Carlos Fuentes.

El candidato se mostraba nervioso y pedía ayuda del público para recordar el autor del libro que actualmente está leyendo y los nombres de novelas que ha leído. "No podría yo señalar un libro que haya marcado de manera específica mi vocación", dijo después de divagar. "La verdad es que cuando leo los libros me pasa que luego no registro del todo el título".

Peña Nieto ha aparecido en diversas encuestas a la cabeza de las preferencias rumbo a los comicios presidenciales de julio de 2012. Es la esperanza del PRI de regresar a la presidencia que mantuvo sin interrupción durante 71 años antes de que el partido conservador ganara las elecciones de 2000.

Burlas al por mayor

Kis videos de la penosa respuesta causaron comentarios a coros en al red social Twitter. Allí se refirieron a Peña Nieto como el "Justin Bieber del PRI", refiriéndose a la entrevista televisiva del cantante canadiense en la que no pudo nombrar los siete continentes. El conductor David Letterman por lo menos pudo ayudarle a recordarlos.

En el caso de Peña Nieto, no fue así. Veía a sus asesores y provocaba risas de la audiencia diciendo "Alguien puede recordarme el autor". Mencionó que había leído algunas obras de Jeffrey Archer.

Algunas personas se manifestaron en las oficinas del PRI en la ciudad de México el lunes para hacer una entrega simbólica de libros de la historia de México.

"La verdad da mucha vergüenza que una persona queriendo ser presidente y no sabe un solo libro", lamentó Hugo Giovanni Aguirre, un estudiante de derecho de 22 años. "No conoce la historia de México. No lee, no se informa".

Peña Nieto aceptó su resbale en mensajes publicados en su cuenta de Twitter el lunes. Trató de calmar la controversia admitiendo su error de buen grado. Pero su problema se agravó cuando su hija adolescente, Paulina, retuiteó un comentario que leía "Un saludo a toda la bola de (pendejos) de la prole que critican a quien envidian".

La cuenta de Paulina fue cancelada. Aunque la oficina de Peña Nieto no contestó a solicitudes de la agencia AP, el candidato pidió disculpas por el tuit, que causó polémica en un país con grandes desigualdades sociales y económicas.

Algunos académicos e intelectuales se mostraron sorprendidos el lunes. Lorenzo Meyer dijo a una estación de radio que hay momentos en los que se olvidan autores y libros. Pero aclaró: "Conocer la historia de México a fondo es fundamental para alguien que quiere ser presidente".