Reuters
Reuters
AP
AP
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
Reuters
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
AP
Reuters
Reuters

Shalit pasó por Gaza y Egipto antes de llegar, por la tarde, a su ciudad natal, Mitzpe Hila, en Alta Galilea, norte de Israel. Allí fue aclamado por la población con canciones y flores.

El sargento, de 25 años, llegó en helicóptero a un campo cercano al pueblo desde donde se trasladó en un vehículo acompañado por motos y coches de la policía militar. Shalit, sonriente, saludó brevemente a las centenas de personas que lo recibieron cantando "Gilad volvió a casa sano y salvo" y con banderas de Israel frente a su domicilio.

Luego, Shalit, en compañía de personal militar, entró a su casa, donde descansará durante varios días.


"Ha sido un éxito la mediación de las autoridades egipcias entre Israel y Hamás", dijo Shalit en una entrevista pocos minutos después de su regreso. "Quiero ver a mi familia y a mis amigos. Los he echado mucho de menos".

"Hamás me trató bien", dijo Shalit a la televisión egipcia durante su entrevista. "Fui informado de mi liberación hace una semana", añadió. Shalit dijo, además, que siempre pensó que iba a continuar en cautiverio por "muchos años más" y continuó temiendo que las "cosas pudieran salir mal".

El soldado agregó que confía en que este acuerdo (el canje de prisioneros) ayude a llevar la paz entre Israel y los palestinos. 

El Ejército israelí informó que los exámenes médicos hechos a Shalit han resultado favorables y se encuentra bien de salud. Desde la frontrera con Gaza, en tanto, el vocero del Ejército israelí, el general Poli Mordejai, dijo que con el regreso de Shalit concluye la operación militar que se inició el 25 de junio de 2006 en la que fallecieron dos soldados.

La compleja maquinaria de un intercambio de prisioneros entre dos enemigos acérrimos entró en funcionamiento el lunes, cuando centenares de palestinos encarcelados y un soldado israelí regresaron a sus casas en el más notable acontecimiento reciente en el empantanado conflicto israelí-palestino.

El acuerdo entre Israel y Hamas -que comenzó a concretarse el martes por la mañana local- va a ejecutarse pese a críticas y apelaciones judiciales contra la excarcelación de 1.027 palestinos por un solo sargento, Guilad Shalit, en poder de milicianos en Gaza desde el 25 de junio de 2006. De hecho, horas antes de que comience el canje, el Tribunal Supremo rechazó cuatro recursos interpuestos contra la operación. Así, cuando el intercambio se complete, 477 prisioneros palestinos van a quedar en libertad, varios de ellos, luego de décadas tras las rejas por casos de terrorismo, y otros 550 serán excarcelados en dos meses.

Los palestinos liberados el martes fueron trasladados de sus penales originales a otras instalaciones en Israel, desde donde también partieron hacia Egipto. De los 477, 133 están autorizados a regresar a sus casas en la franja de Gaza, 117, a Cisjordania, y 15, a Jerusalén oriental. En cambio, 204 serán desterrados, 40 al extranjero (Turquía, Qatar y Siria).

De su lado, un grupo fuertemente armado de Hamas trasladó a Shalit de Gaza a Egipto, donde fue recibido por personal médico israelí en la base de Karem Shalom, el lugar donde lo capturaron hace 5 años, en la triple frontera entre ese país, Israel y Gaza. En las primeras imágenes de Gilad Shalit que se vieron por televisión se ve lo ve en buenas condiciones, cuando era conducido al paso fronterizo de Rafah, donde actualmente se encuentra. Llevaba una camisa clara y una gorrita negra cubría su cabeza.

El sargento de 25 años viajará en helicóptero a la base aérea de Tel Nof, al sur de Israel, donde lo recibirá su familia junto a decenas de funcionarios, entre ellos, el propio Netanyahu, el ministro de Defensa y jefe militar conjunto. Las autoridades israelíes han prometido una "recepción discreta, respetuosa con las necesidades del soldado y de su familia". Posteriormente volará a su casa en el norte de Israel. Mientras, en Gaza, Hamas, que controla ese territorio palestinos, ha preparado un recibimiento triunfal a los "héroes" excarcelados.



Desigual intercambio

Una intensa campaña para liberar a Schalit lo convirtió en un símbolo nacional en Israel, y las estaciones radiales y de televisión han realizado trasmisiones especiales en directo el martes, siguiendo paso por paso el desarrollo del intercambio.

El intercambio, negociado por mediadores porque Israel y Hamas se niegan a hablar directamente, involucra una delicada serie de excarcelaciones escalonadas. Shalit quedará libre, poniendo fin a lo que para Israel ha sido una larga y dolorosa saga. El país se vio obligado a reconocer que no tenía forma viable de rescatarlo en una operación militar, pese a que estaba detenido a unos pocos kilómetros de su frontera.

En lugar de ello, Israel accedió a un desigual intercambio de prisioneros que funcionarios de Hamas dijeron abiertamente que los alentará a capturar más soldados, y que dejará en libertad a palestinos encarcelados por algunos de los ataques más mortíferos contra Israel.

Intercambios numéricamente disparejos por soldados israelíes capturados o muertos a manos de grupos armados árabes han ocurrido numerosas veces desde la década de 1980. El más reciente, en 2008, fue la excarcelación de cinco milicianos palestinos a cambio de la devolución de los cadáveres de dos soldados israelíes en poder del grupo extremista islámico libanés Jezbolá. Y en un acuerdo con Jezbolá en 2004, Israel dejó en libertad a unos 400 prisioneros a cambio de la devolución de un ex coronel del ejército y los cadáveres de tres soldados.

Sin embargo, el más importante fue en mayo de 1985, cuando el Estado hebreo liberó a 1.150 palestinos contra tres militares. Pese a las críticas, según un sondeo publicado el lunes, una aplastante mayoría de 79% de israelíes son favorables al canje.