Uno de cada 600 niños nace en el país con labio leporino

Las fisuras de labio y de paladar son malformaciones congénitas que pueden prevenirse. Luego de desarrolladas, las únicas maneras de corregirlas son la cirugía y la rehabilitación. Cuáles son las causas y qué problemas trae a los chicos

  162
162

El mal llamado "labio leporino" es una malformación congénita. Se trata, en realidad, de una fisura de labio, acompañada muchas veces de otra en el paladar. En la Argentina, 1 de cada 600 niños nace con este problema, que puede subsanarse durante la gestación y que luego sólo se soluciona con cirugía y rehabilitación.

Lejos de ser sólo una cuestión estética, esta anomalía trae aparejados otros trastornos, como dificultades para comer y hablar y problemas auditivos.

Las fisuras de labio y paladar se encuentran entre los defectos congénitos más frecuentes, con una incidencia de 1,7 cada 1.000 nacimientos a nivel planetario. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada dos minutos y medio nace en el mundo un niño con un problema oral de este tipo.

Ricardo Bennun, director de la Asociación PIEL, sostuvo que las anomalías congénitas en conjunto constituyen la segunda causa de muerte perinatal en el país, con 396,8 fallecimientos de cada 100 mil.

En el caso de los tratamientos para subsanar estos problemas orales, los especialistas aseguran que en general se requiere de cirugía máxilofacial y rehabilitación para mejorar las capacidades del habla y otros aspectos del desarrollo integral. A través de la Asociación PIEL se operaron ya más de 2.000 niños, mientras que 800 se encuentran en terapia y seguimiento activo.

El diagnóstico prenatal es importante para iniciar un tratamiento adecuado y temprano, dentro de los primeros días de vida del niño.

¿Cuáles son las causas del labio leporino?

¿Cuáles son las consecuencias?

¿Qué medidas pueden ayudar a reducir este tipo de malformaciones?

La Asociación PIEL junto a la empresa Colgate lanzaron por segundo año consecutivo una campaña solidaria para ayudar a los menores con "labio leporino". Por cada producto de esa marca que se compre se donará una parte a este organismo para colaborar con las operaciones a los niños afectados.