162
162
 162
162

El año pasado trascendió que Apple adquirió un campus de casi 40 hectáreas perteneciente a Hewlett Packard. Y ayer, el CEO de la manzanita, Steve Jobs, se presentó ante el ayuntamiento de Cupertino, localidad californiana en donde se sitúa su actual "base de operaciones".

El objetivo: presentarles el prototipo de la nueva sede, que se montará en aquel edificio, muy similar a una "nave nodriza".

Jobs describió ante las autoridades del City Council:

"Es un edificio bastante sorprendente. Es como una nave espacial. Tiene un patio precioso en el centro... Es un círculo. Es totalmente curva. En materia de construcción, no es la forma más baratahacer las cosas. No hay una sola pieza recta de vidrio en este edificio. Todo es curvo."

Y añadió: "Hemos utilizado nuestra experiencia haciendo edificios comerciales en todo el mundo ahora, y sabemos cómo confeccionar los trozos de vidrio más grandes del mundo para uso arquitectónico. Y queremos que el cristal específicamente para este edificio. Podemos hacer que la curva de toda la vuelta alrededor del edificio... Es bastante cool."

Para lograr este objetivo arquitectónico, Apple contrató al célebre Norman Foster, quien se encargará de darle forma al proyecto, que apunta a desarrollar un único espacio capaz de concentrar a 12.000 personas. Y por supuesto, bajo la impronta minimalista y moderna que caracteriza a la compañía.