México crea una base de datos de sus policías por nexos con los narcos

Los alrededor de 620 mil policías que hay en México, entre municipales, estatales y federales, comenzaron a ser sometidos a tomas de ADN, huellas y voz, como parte de un plan de actualización de datos.

La Secretaría de Gobernación destacó en un comunicado que el registro, "por primera vez, incluirá la toma de muestras de ADN y de voz de alrededor de 620 mil elementos de las corporaciones policiales de todo el país", incluido personal de seguridad privada.

Un total de 200 mil policías fueron depurados por las autoridades federales tras descubrir su involucramiento con el crimen organizado. El objetivo ahora es crear 32 corporaciones, una por cada una de los estados que hay en el país.

El ministro de Seguridad Pública, Genaro García Luna, reconoció que el pago de los cárteles de la droga a los municipales supera en promedio al salario oficial y calcula que para estos sobornos los narcotraficantes destinan al mes unos 100 millones de dólares en todo el país.

Al mismo tiempo, el Gobierno federal envió a 45 mil soldados -apoyados por 20 mil agentes federales- a combatir al crimen organizado.

Además de las muestras de ADN y registro de voz, cada expediente contendrá las huellas dactilares, fotografías, media filiación y datos generales de los policías.

"El hecho de contar con el ADN y muestras de voz dará mayor certeza sobre quiénes conforman las policías del país y facilitará su plena identificación para efectos del seguimiento de su desempeño", informó el responsable del Centro Nacional de Información (CNI), Rubén Fernández Aceves.

El plan, que se desarrollará a lo largo de este año, comenzó en Hermosillo, capital del norteño estado de Sonora, con una etapa de capacitación.