NA 162
NA 162

El Índice de Salarios del Indec detectó alzas de 3,97% en el promedio del sector privado registrado, 2,31% en el de los privados no registrados y 0,62% en el sector público, entre los meses de junio y julio de 2010.

Respecto del período base, en el sector privado registrado se verificó un incremento del 341,49%, en el no registrado del 272,99% y en el sector público del 186,66 por ciento.

De acuerdo con esas variaciones nominales, se estima que el salario promedio de los asalariados que se desempeñan en la actividad privada se elevó a $4.033, en valores brutos y sin considerar el cobro de horas extras y beneficios sociales, como la proporcionalidad del aguinaldo, vacaciones y presentismo.

Mientras que los se mantienen en la informalidad, en ese ámbito pasaron a cobrar una media de 1.823 pesos.

En tanto los trabajadores a cargo de reparticiones oficiales volvieron a perder, en promedio, el liderazgo, con una media de $3.999 por mes.

De este modo, el promedio nacional se estima se ubicó a fines de julio en $3.582, más que duplicando el salario minimo, vital y móvil de $1.500 que rigió hasta agosto.  

Inquietante aumento de los costos
En todos los casos, las negociaciones paritarias posibilitaron superar con creces la inflación acumulada que midió el Indec de 11,2%, pero, por el contrario en casi todos las clasificaciones se quedaron cortos respecto de la suba promedio de los precios al consumidor que calcularon las direcciones provinciales de estadística, que la ubicaron entre 25 y 28 por ciento.

Sin embargo, el punto descollante es que semejante variación contrastó con la modesta devaluación del peso, a un ritmo menor a 3,1% interanual en julio, porque determinó que en términos de dólares el costo de la mano de obra saltara casi 20% en los últimos doce meses.