Luján Agusti
Luján Agusti
EFE
EFE

La oposición boliviana denunció el martes la existencia de un sobreprecio de unos 14 millones de dólares en la compra del avión ejecutivo para el presidente Evo Morales, que había sido construido originalmente para los directivos del club inglés Manchester United.

La diputada opositora Norma Piérola indicó que la suma es la diferencia que surge entre el costo del avión Dassault Falcon 900Ex Easy, modelo 2007, que el gobierno boliviano compró sin licitación en 38,7 millones de dólares, y la misma aeronave modelo 2005, que cuesta 24,5 millones.

La legisladora explicó que tuvo acceso a un catálogo, en mayo pasado, de la firma Falcón, en el cual el modelo de cinco años atrás tiene ese precio muy inferior al adquirido.

Piérola enfatizó que entre un modelo y otro no puede existir una diferencia de 14,2 millones de dólares, por lo que presume un acto de "corrupción" e "irregularidades" que deben ser investigados.

La diputada enviará la documentación que consiguió al Ministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción y a la Contraloría, dirigida por un oficialista, para que indaguen la transacción y revisen los comprobantes de pago y las pólizas de importación.

El avión ejecutivo llegó a Bolivia a fines de junio pasado y estuvo varias semanas varado, por falta de pilotos entrenados para volarlo, hasta que finalmente fue usado en julio por el presidente Morales para viajes nacionales y en su reciente visita a Corea del Sur.

El presidente firmó un decreto para que la compra de la nave se hiciera de forma directa, sin licitación pública, con el argumento de que la necesitaban lo antes posible para reemplazar a otra de 1976.

En su momento, el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce, defendió que la nave francesa fue comprada con "suerte", porque estaba en oferta debido a la decisión final del equipo de fútbol de no adquirirlo.

Según Piérola, "un avión ejecutivo de mejores características", de la firma Embraer, de Brasil, cuesta 21 millones de dólares, casi la mitad de lo pagado.

"Los bolivianos no tenemos por qué fomentar la megalomanía del presidente. Es un avión muy caro que debe ser devuelto", apuntó la diputada.

Morales negocia actualmente con Rusia la compra de un segundo avión para los viajes transatlánticos, modelo Antonov, por cerca de 40 millones de dólares.