De acuerdo con lo publicado por la agencia Xinhua, las "redes de seguridad" fueron colocadas en la mayoría de los edificios para evitar los suicidios de los empleados.

Foxconn, unidad de la taiwanesa Hon Hai Precision Industry, fabrica el iPhone y otros productos para Apple. También tiene entre sus clientes a Dell, Hewlett-Packard, Nokia y Sony Ericsson.



Este año se registraron once suicidios en su extensa base de fábricas, que llevó a la compañía a enfrentarse con una oleada de descontento laboral en China, donde piden mejores condiciones de trabajo y salarios más elevados.



A fines de mayo, el máximo líder del Partido Comunista en la provincia de Guangdong, Wang Yang, visitó la planta y urgió a la compañía a implementar un "ambiente de trabajo mejor, más humano" para sus empleados, la mayor parte de ellos, jóvenes.



A su vez, Foxconn anunció que abrirá una nueva planta que dará trabajo a 200 mil empleados, que fabricarán una media de 200 mil iPhones por día.



Las obras comenzarán el 20 de agosto, y en un período aproximado de un año, debería estar construida la fábrica.