Por qué cada vez hay más mujeres que le "huyen" al compromiso

Pese a que la característica solía adjudicársele al sexo masculino, hoy en día no son pocas las mujeres que viven solas. Una especialista dijo a Infobae.com que "puede esconder un temor la falta de compromiso"

  162
162

Si bien a las integrantes del sexo femenino se les suele adjudicar la característica de Susanita, en referencia al personaje de Mafalda que soñaba con formar una familia perfecta, hoy, a muchas mujeres les cuesta "formalizar" una relación.

Por sentir que no llega a sus vidas ese hombre que esperan, por creer que los que se les acercan son inmaduros, o bien por preferir la soledad, tras años de vivir en ese estado que tanta comodidad les da, muchas son las mujeres que eligen estar solas.

Infobae.com consultó a la licenciada Elsa E. Álvarez (MN 944), del Instituto de Psicología Argentina (Inepa) para saber qué hay detrás de estas, en apariencia, mujeres independientes.

¿Por qué hay mujeres que adoptan una postura más relacionada con la que se conoce en los hombres? En el sentido de que les cuesta comprometerse...
Desde siempre se pensó que son los hombres a los que les cuesta comprometerse, pero hoy pareciera que eso está cambiando.
Muchos hombres y mujeres se quejan por lo mismo: la falta de compromiso.

La falta de compromiso en algunos casos, esconde algún temor y en otros forma parte de una elección que cada vez es más marcada.
La sucesión de cambios sociales, entre otros, los que tuvo el rol de la mujer en los últimos tiempos: acceso a la educación superior en forma masiva, la mayor permeabilidad social para acceder a puestos jerárquicos y de mejor remuneración, la mayor flexibilidad de los prejuicios sociales sobre la mujer, no sólo con respecto al trabajo, sino también a su sexualidad, agregado a esto en las grandes ciudades el anonimato, produjeron cambios psicológicos importantes que a su vez repercutieron sobre lo social produciendo como efecto, una forma de conducta muy parecida a la que antes se le adjudicaba solamente a los hombres.

La vieja carrera del matrimonio ya no es tan deseable, las seguridades emocionales y afectivas están muy descalificadas en nuestra cultura, donde se le otorga mucha mayor importancia a lo económico que a lo emocional. La seguridad económica para las mujeres depende cada vez más de sí mismas y menos de los hombres.

¿Son mujeres muy independientes y autosuficientes? ¿O esconden en el fondo algún temor?
Es imposible generalizar ya que las personalidades son muy diferentes unas de otras. Hay personas que son muy independientes y que disfrutan su independencia e incluso la soledad y otras en cambio que utilizan y muestran autosuficiencia pero en realidad esconden su otra polaridad (el opuesto que se oculta, la mayor parte de las veces, porque hacerlo conciente nos avergüenza y/o atemoriza) su desvalimiento, su necesidad de protección, sus temores que pueden ser muy variados que podríamos generalizar como temor a vivir y a la intimidad.

¿Qué pasa cuando la falta de "compromiso" es porque sienten que no comparten un ideal con ningún hombre?
La falta de compromisos en los seres humanos puede deberse a muchas causas. Entre ellas carencia de interés en el otro y entonces se continua en la relación aburridamente hasta que surja un otro en el horizonte que satisfaga aparentemente más sus aspiraciones.

Puede ser que sus temores a vivir plenamente, a tener intimidad o a mostrar sus emociones se los impida.

También sus creencias acerca de cómo deben ser los hombres y las mujeres van formando un ideal o un modelo de persona "para mí" que rígidamente funciona como un filtro que favorece o desfavorece el compromiso. La falta de flexibilidad no permite tomar conciencia que las personas nuevas que conoce, aunque no sean esa persona ideal que existe solamente en su mundo interior, representan una posibilidad de cambio e innovación para sus vidas.

¿Por qué todos, o la gran mayoría de los hombres, para ese tipo de mujeres tan independientes, parecen ser "inmaduros"?
Muchas mujeres que se muestran muy independientes necesitan para mantenerse dentro de esa polaridad (independencia/dependencia) hombres dependientes, por lo tanto inmaduros. Esto demuestra y mantiene su creencia de que todos los hombres son inmaduros sin tomar conciencia de que con su especial mirada, filtran y descubren en el universo de hombres sólo aquellos inmaduros que alimentan su creencia y su permanencia en esa polaridad, ya que salir de esta les implicaría enfrentar sus temores y las inseguridades que les podría provocar la "amenaza" de caer en la dependencia.

¿La edad es un factor que juega en contra? (¿a más años "acostumbrada" a vivir sola más cuesta estar en pareja?)
Las personas a medida de que pasan los años, aunque quizás en un comienzo les haya sido dificultoso vivir solos, comienzan a disfrutar de los pequeños placeres que otorga vivir sin un otro.

Arreglar o desarreglar a su manera su vivienda, disponer del tiempo libre sin consultar a nadie, escuchar el tipo de música que más le agrada, charlar o chatear largas horas, etc.

El vivir con otro plantea negociaciones y acuerdos que muchas veces después de muchos años de vivir de otra forma constituyen casi un desafío a la tolerancia que en ocasiones es difícil de lograr.

¿Por qué este tipo de mujeres (con carácter y que parecen saber lo que quieren de la vida) son tomadas por el sexo masculino como "insatisfechas"?
Las viejas creencias sociales acerca de que es ser mujer y que es ser hombre han influido mucho en este tipo de pensamiento.

Años atrás se creía y se las visualizaba como masculinas a aquellas mujeres decididas, racionales e independientes y el imaginario social las calificaba como si el tener este tipo de características representara estar insatisfechas en otros aspectos de su vida.

Hoy en día existen aun hombres, que mantienen este tipo de pensamientos que en algún caso pueden ser ciertas pero es importante que estas ideas no se generalicen para no ser transformadas nuevamente en creencias.

¿Cuáles son los signos característicos de este tipo de mujeres que no quiere comprometerse? ¿Elegir mal? ¿Rechazar oportunidades? ¿No permitirse/darse el tiempo para conocer al otro?
La característica de la falta de compromiso es:
? Elegir incorrectamente y generalmente dentro de la misma tipología de personas aunque sean aparentemente diferentes
? Negarse a arriesgarse a conocer otro tipo de personas
? Presentan creencias rígidas e inflexibles
? Actitudes individualistas
? Dificultades para compartir
? Rechazar inmediatamente al otro sin darse tiempo para profundizar más en la relación
? Darle más tiempo y energía a otros aspectos de su vida, familia, trabajo, amigos, etc.

Pese a sus baluartes de independencia, muchas de estas mujeres quieren lograr estabilidad emocional. ¿Pueden lograrlo? ¿Cómo?
En las personas independientes esta presente en forma excesiva una polaridad: la independencia absoluta; por lo tanto el individualismo y la entrega de la totalidad del tiempo a si misma y a sus objetivos de vida.

Esto esconde la otra polaridad que es la dependencia, en la que muchas personas temen caer. Esta representa la imposibilidad de vivir y tomar decisiones sin tener en cuenta al otro, donde el tiempo se comparte absolutamente y no existen las actividades independientes por lo tanto la personalidad de cada uno se diluye formando otra entidad que es los dos.

Estas dos polaridades se expresan muchas veces en las parejas que se muestran como ultra independientes o ultra dependientes, estos dos modelos olvidan lo que podemos denominar el camino del centro y que en los vínculos interpersonales conforma lo que denominamos interdependencia.

En la interdependencia las personas mantienen áreas de sus vidas independientes con actividades independientes y comparten otras con altos grados de intimidad y afectividad.

Por lo tanto, es necesario aprender a transitar los caminos intermedios, para lo cual deben integrarse a sí mismas, aceptar sus debilidades, sus necesidades: de seguridad, de amor, de estabilidad y confrontar sus creencias. Eligiendo cuales son las creencias positivas que las ayudan a lograr sus objetivos y desafiar las que no lo son, animándose en definitiva a la aventura de vivir.