Julio Werthein festejó sus 90 años en el Sheraton

  162
162
  162
162

Ayer por la noche, en el Hotel Sheraton de Buenos Aires, Julio Wert­hein, fundador del Grupo Werthein, uno de los más reconocidos a nivel nacional, festejó sus 90 años.

Como bien se lo reconoce, el hombre que nació el 7 de abril de 1918 y que siempre luce no sólo llamativas y elegantes corbatas, sino también una sonrisa y una claridad a la hora de expresarse envidiada sanamente por muchos, se reunió con amigos y familiares para dar inicio a la celebración de su novena década de vida.
 
Entre las personalidades y amigos que se acercaron a saludarlo figura el embajador norteamericano Anthony Wayne, quien dijo que "Julio fue uno de los primeros argentinos que tuve el gran placer de conocer en Washington".

El actual Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, también se hizo presente y señaló que Werthein "es una gran personalidad, un emprendedor de la vida, un hombre que vuelca su tiempo en la solidaridad, en distintas instituciones que cumplen una gran tarea".

"Es un hombre que lucha por la inserción de la Argentina en el mundo", resaltó.

Ernersto Gutiérrez, presidente de Aeropuertos Argentina 2000, comentó en medio del festejo y vestido con un elegante traje oscuro: "Tener de amigo a Julio es una vivencia más, una experiencia de vida que te hace compartir día a día cosas inolvidables".

"Julio es un Norte, y dentro de cada uno de nosotros tenemos una parte que quiere ser como él", completó.

Adolfo Grobocopatel, productor agropecuario, expresó respecto al cumpleañero, que "no existe una persona que haya tenido tantas actividades y que haya sido líder en cada una (?) Es un triunfador, es un ganador, es un playboy".

Por su parte, el rabino Sergio Bergman dijo: "No es sólo una persona muy querida, sino también un personaje, una institución en sí misma. Noventa años es una realización, en términos de llegar no solamente en vida, sino también en calidad de vida, en contribución desde su identidad judía que siempre portó con orgullo".

Y continuó: "Es para nosotros un ejemplo y venimos a celebrarlo y a decir por la vida, por su salud y porque podamos reunirnos para celebrar como hoy".

Bruno Quintana, presidente del Jockey Club fue más que claro al decir que "hablar de Julio es hablar de esas personas que no pueden desaparecer. Lo que ha hecho no solamente en la Argentina, sino lo que nos ha representado afuera es digno de resaltar".

La empresaria Mónica Parisier también se animó a hablar frente a las cámaras de C5N y destacó de Julio Werthein que "sabe disfrutar de la vida y eso lo contagia a sus amigos. Es un ser excepcional, generoso, solidario, inteligente, simpático".

Finalmente, la esposa del Gobernador bonaerese, Karina Rabolini señaló que "es muy querible -y luego se preguntó- ¿Cómo no acompañarlo en un día así?".
 
Con una vida social más que amplia y un reconocimiento desde todos los ámbitos nacionales, Julio Werthein se destacó como vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ban­co Mercan­til, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Anun­cian­tes y pre­si­den­te de la Asocia­ción Ort - Es­cue­las Téc­ni­cas.

Además, fue pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­no-Chi­na de Comer­cio, In­dus­tria y Pro­duc­ción, pre­si­den­te del Con­se­jo In­te­ra­me­ri­ca­no de Co­mer­cio y Pro­duc­ción, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio pa­ra el Su­des­te Asiá­ti­co y vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Cul­tu­ral Sui­zo-Ar­gen­ti­no.

Pero el extenso currículum de Werthein parece no sólo importante, sino ilimitado, ya que formó parte de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, fue pre­si­den­te de la Bol­sa de Co­mer­cio de Bue­nos Ai­res, miem­bro de la Aso­cia­ción Ami­gos del Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Artes y de­sem­pe­ñó un pa­pel fun­da­men­tal en el de­sa­rro­llo del Mer­co­sur.

Un hombre, varios premios
Julio Werthein, en 1987, recibió la Me­dai­lle de Ver­meil de la Vi­lle de Pa­rís y, un año más tarde, el pre­mio "Gol­den In­ter­na­tio­nal Wi­zo" co­mo Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ciu­da­des Her­ma­nas.

En 1995, fue nombrado por la UNESCO como Em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad y, 12 meses después, condecorado co­mo Ca­ba­lle­ro de Gra­cia y De­vo­ción por la So­be­ra­na Or­den Mi­li­tar y del Hos­pi­tal de San Juan de Je­ru­sa­lem, Ecu­mé­ni­ca, Ca­ba­lle­ros de Mal­ta.

Werthein y la cultura
Defensor de la cooperación cultural y educativa en América Latina, Julio posee una fundación a través de la cual fomenta y realiza actividades ligadas a la cultura, además de difundir los men­sa­jes de la UNESCO a favor de la paz, el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral y la pro­tec­ción del medio am­bien­te.