162
162

Uno de los beneficios de una terapia de pareja radica en que ?la presencia de un tercero apacigua cuestiones que los miembros de la relación por sí solos no se comunican?.

Así lo definió la licenciada Stella Maris Rivadero, quien prefiere llamar al método ?entrevistas de pareja? y aseguró que ?tal como las implementa ella- constituyen un tiempo acotado e implican la ?posibilidad de abrir a una pregunta singular; muchas veces la entrevista es la antesala de la derivación a una terapia personal?.

Para la profesional, de esta manera ?se pueden despejar los fantasmas que hacen ver al otro de una particular manera y así redescubrir una manera diferente de estar juntos?.

Asimismo, aseguró a Infobae.com que algunas parejas ?llegan para poder separarse?. ?La terapia no tiene el objetivo de que la pareja siga unida sino que cada uno pueda recuperar su capacidad de relacionarse, su propio deseo?, destacó Rivadero y agregó: ?Muchas veces la pareja se reencausa y otras llegan cuando uno de ellos no sabe cómo decir que se quiere separar?.

Consultada acerca de cuándo una pareja decide hacer terapia, explicó que ?hay varios móviles?. Generalmente ?dijo- ?uno de ellos toma la iniciativa cuando la relación es de agobio, de dificultad de escucharse o cuando la violencia no da lugar a la palabra? a lo que agregó que muchas veces ?lo que es motivo de consulta tapa el real problema de la pareja?.

Así es que ?afloran? por ejemplo mujeres que repiten con el marido la misma queja de su mamá con su padre. En estos casos (cuando surgen puntos de repetición que tienen que ver con la historia propia de uno de los miembros) el ?partenaire? no tiene nada que ver, por lo que muchas veces la entrevista de pareja es la antesala de la derivación a una terapia personal.

Respecto a los principales motivos de consulta, la profesional -que se desempeña como coordinadora docente y supervisora del Equipo de Pareja y Familia del Centro Dos- enumeró los hechos de violencia y las quejas de uno respecto del otro (por no hacer o no dar en la medida de lo que el otro quiere) entre las más frecuentes, aunque destacó que ?no tener relaciones sexuales durante un largo período de tiempo? ?incluso en parejas jóvenes- es una de las que predomina.

Los ?tratamientos? no tienen una duración estimada. Se extienden durante un ?tiempo acotado; hasta llegar al núcleo donde se empieza a trabajar individualmente?, sostuvo la profesional.

Así las cosas, y con la vieja premisa de que cada pareja es un mundo, Rivadero aseguró que tras la terapia, alrededor del 90% de las relaciones continúan.

?La terapia permite que puedan repactar la relación desde un lugar más sano, menos imaginario; donde se soporten las diferencias y entiendan que es imposible querer que los dos ´sean uno´, básicamente porque ambos vienen de dos historias diferentes?, resumió la profesional y concluyó: ?El objetivo es que el prójimo pueda ser visto en su diferencia, tolerado y respetado?.