Télam 162
Télam 162
 162
162
 162
162

Si se toma el presupuesto que cada universidad nacional tuvo para este año y se lo divide por la cantidad de alumnos de acuerdo con las últimas estadísticas existentes, se obtiene que el dinero disponible por estudiante fue realmente diferente según la provincia que se trate.

Esa dispersión supera un 300%, por ejemplo, en el caso de la Universidad Nacional de Chilecito ?cuyo costo mensual es de $791,84 mensuales promedio por estudiante- y la UBA ?donde "la cuota" desciende a $186,58-.

Llamativamente, esta última casa de estudios es la tercera en el país que menos presupuesto por alumno tiene. La preceden la Universidad de Lomas de Zamora $174,30- y la de La Rioja, con un costo de $160,92 (otro dato curioso, ya que es la misma provincia donde se encuentra la universidad pública con más dinero por educando).

Del ránking 2007 ?ver el desglose aparte- se puede advertir que;

* Una carrera de 5 años en la UBA cuesta por alumno $11.194,93. Si se lo compara con la cuota de una universidad privada, se destaca la gran diferencia: en algunas carreras, este total equivale a menos de lo que se paga por un año de estudio.

* La segunda universidad pública con más alumnos de la Argentina, la de Córdoba (110.961 estudiantes) ostenta el puesto 30 con un costo de $242,13 por mes por alumno; es decir 29% más que la UBA que la triplica en alumnos (336.947).

* Las tres universidades con más presupuesto son Chilecito, Villa María ($635,02) y la de San Juan ($621,34). Y la de Chilecito es la que menos alumnos tiene: 1.111.

"Lo que debe tenerse en cuenta es que el costo por alumno en la Argentina está muy por debajo de otras universidades del mundo. Por otra parte, que también es bajo el presupuesto de la universidad pública, comparado con el de la privada", explicó en diálogo con Infobae.com, Sergio Maluendres, presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN).

¿Qué explica las tan importantes diferencias entre presupuestos asignados? "Son muchos los factores que responden a la dispersión. Hay una cuestión que refiere a las estructuras y que es similar en todas las universidades. Por ejemplo, se asignan como mínimo 10 autoridades superiores por cada una, entonces, en Chilecito esa asignación puede implicar 10% del presupuesto, en cambio, en la UBA, puede implicar 1%", dijo.

Otra cuestión importante es la cantidad de docentes por alumno. "En la UBA hay un docente para más alumnos que en Chilecito, se trata de dos realidades sociodemográficas diferentes".

Como explicó Maluendres, "es más caro sostener una universidad donde hay menos gente. Pero es estratégico que las haya, por múltiples factores. De no haberlas, la educación pública no llegaría a todos y se seguiría concentrando población en los grandes centros urbanos donde están las grandes casas de estudio".

En el caso de la UBA, debe agregarse además la gran cantidad de personal que se desempeña de manera no rentada ?serían alrededor de 20 mil, según la UBA y 12 mil según el Ministerio de Educación-. "En otras universidades del país, en cambio, ocurre que docentes deben viajar desde los grandes centros para poder dictar ciertas asignaturas", explicó Maluendres.

"Son muchos los efectos para analizar en relación a la dispersión en cuanto al presupuesto por alumno. Por ejemplo, se da que la Universidad de Chilecito es nueva, está en crecimiento y no han llegado a su techo de alumnos para nada y puede decirse que la dispersión en relación a otras universidades nacionales va a reducirse considerablemente en el futuro".

La pelea que se viene
En los próximos días y pasadas las elecciones, Maluendres adelantó que reavivará la solicitud de un incremento en el presupuesto educativo global. "Pedimos $6.975 millones en relación a un componente central del presupuesto como son los salarios", explicó.

El presupuesto estipulado por el Poder Ejecutivo asciende a $5.652 millones, sumados a unos $446,5 millones para el acuerdo salarial no docente, que se espera, se incorporen luego. Entonces, el reclamo sería cercano a los $876,5 millones.

Las diferencias mayores se tienen en cuanto a gastos de funcionamiento. "Hemos solicitado audiencias con las distintas comisiones de la Cámara de Diputados y a bloques partidarios con representación en el Congreso", advirtió.

La pelea que se viene, concretamente, es por $220 millones en gastos de funcionamiento, $239 millones en programas de recursos humanos, $85,5 millones en infraestructura, $58 millones para hospitales con universidad escuela, $155 millones para el financiamiento de distintos proyectos de interés, $56 millones en actividades de extensión y $2,7 millones del programa de redistribución presupuestaria.