Las características del jefe más odioso

Las secretarias suelen ser víctimas del malhumor, la presión y los absurdos reclamos de sus superiores. Cansadas de este maltrato, decidieron levantar la voz y contar las intimidades de los hombres de poder

  162
162
  162
162

¿Qué es lo que más molesta de un jefe? Los gritos, los pedidos sin sentido, el poco reconocimiento. La lista puede extenderse con todo tipo de reclamos. Un grupo de trabajadoras españolas decidieron hacer un ránking de las conductas más molestas.

La cultura empresarial y el buen clima son algunas de las variables más importantes a la hora de elegir un trabajo. El perfil de un jefe es fundamental para hacer de la rutina laboral algo ameno y provechoso.

"El jefe prepotente tiene que dejar de serlo o, si no, la gente con talento se le marchará. Una de las cosas en que más se repara para decidirse por una u otra empresa es tener un jefe con el que puedas trabajar a gusto. Hoy importa algo más que el sueldo", destacó Elena Gómez, Presidenta de Secretariaplus.

Para conocer cuáles son las características que más interfieren en un ámbito laboral, se realizó el Primer Estudio de Evolución de la Relación Jefe ? Secretaria. Allí se pudo observar que lo que más molesta en el trato del día a día es el no escuchar, el no saber delegar, el ser demasiado autoritario, el carecer de confianza en sus equipos, el actuar de un modo prepotente y el ser en exceso desorganizados.

"Hay que tener en cuenta que los organigramas se están aplanando porque cualquiera, hasta el último becario de la empresa, puede enviar un e-mail al presidente. Ya no tiene sentido esa estructura tan jerárquica del pasado", destacó la especialista.

No siempre es fácil estar junto al hombre que ostenta el poder. Las secretarias se convierten en las receptoras de los reclamos, los insultos y los pedidos absurdos, pero no se hacen cargo de los éxitos.

"Porque una asistente personal es como si formara parte de la familia. Y ese es también parte del problema. Porque cuando las cosas van mal se suele pagar con quien se tiene más cerca, del mismo modo que cuando alguien tiene un mal día y llega a casa malhumorado suele repercutir en su familia. Por desgracia, cuando hay un triunfo, no se suele compartir del mismo modo", remarcó Gómez en el diario El Confidencial.

Entre las anécdotas que se recopilaron en el libro ¡Me tiene harta!, de Katharina Münk, se encuentran las situaciones insólitas por las que pasan las secretarias. En algunos casos la asistente debía asegurarse de que el hotel donde se alojaría su jefe tuviera canal porno, debía resolver la situación cuando la mujer de su superior no sabía abrir el garaje de su casa o debía ayudar a decorar el hogar de uno de ellos en Navidad.