Sendos documentos -uno elaborado por la Subsecretaría de Política Penitenciaria bonaerense y el otro realizado por la Asesoría Pericial platense- informan acerca del no funcionamiento de la red hídrica contra incendios del penal y de la presencia de graves falencias en el sistema eléctrico.

En ese sentido, el subsecretario de política penitenciaria, Carlos Rotundo, sostuvo en su informe que "nunca funcionó la red anti-incendios desde la inauguración del penal".

A su vez, según manifestaron fuentes judiciales, las denuncias de la Asesoría Pericial sobre la situación de la cárcel de Magdalena son "lapidarias".

De todas modos, cabe la posibilidad de que el magistrado no decrete la clausura y se declare incompetente debido a que simultáneamente se tramita una causa similar en otro juzgado, indicaron voceros de los tribunales.

Por su parte, el gobernador bonaerense se pronunció en contra del eventual cierre de la cárcel de Magdalena, al sostener la medida atentaría contra el hacinamiento que sufre la población carcelaria.

"Nos queda muy poco hacinamiento en las cárceles, por lo tanto hay que pedir lo posible para nuestras circunstancias, para nuestro presupuesto, y para nuestra situación", advirtió el mandatario provincial.

Solá, se manifestó de esta manera durante un acto que se llevó a cabo en la Sala de Conferencias de la Gobernación Bonaerense.

En tanto Atencio, afirmó que la unidad carcelaria 35 de Magdalena podría ser cerrada, "si los informes de los peritos" sobre la red hídrica anti-incendios confirman deficiencias en el sistema.

"Todo comenzó por un pedido de hábeas corpus de la Comisión para la Memoria, que denunciaba la situación de la unidad 35 de la cárcel de Magdalena", explicó el magistrado en declaraciones radiales.

En ese sentido, agregó que aguarda "la llegada del informe de los peritos ingenieros" para confirmar la denuncia y tomar la decisión correcta.

"Una de las alternativas luego de la presentación del informe es intimar para que se cumplan las condiciones. Pero si esto no es así, se cerrar la unidad carcelaria", sostuvo.

El 15 de octubre de 2005, un incendio durante un motín con quema de colchones en el pabellón 16 de la cárcel dejó al menos 33 muertos, y otras decenas de heridos.