EFE 162
EFE 162

El juez de Garantías César Melazo aseguró hoy que aguarda que el ministro del Interior, Aníbal Fernández le entregue los elementos que dijo tener que probarían que los incidentes en el mausoleo de San Vicente fueron un complot contra el presidente Néstor Kirchner.

Melazo, ante las declaraciones de Fernández, de que habría "elementos suficientes" que probarían un complot contra el Gobierno, señaló que "pareciera que la voluntad política, por lo menos a través de los medios, está" para colaborar con las pesquisas, y que "se va a incorporar a la causa".

"Hasta el momento tenemos lo que tenemos. Fernández y el gobernador bonaerense manifestaron que tienen elementos (para confirmar el complot) para llegar a la verdad y que supuestamente los van a entregar", dijo Melazo para luego agregar que espera que estas pruebas sean acercadas a la causa.

"Cuando haya otros elementos reunidos se la causa se catalogará como corresponda" señaló Melazo y dijo que "si se comprueba que hubo complot la investigación ya será competencia de la Justicia Federal".

Melazo y Fernández protagonizaron un contrapunto respecto de los hechos ocurridos el 17 de octubre fueron organizados o no. Pero el mismo juez se encargó de bajarle el tono a las diferencias "no hubo un enfrentamiento, no lo tomo así".

Ahora el magistrado le cedió al ministro el próximo paso, que es concretar ante sede judicial lo que hasta ahora limitó a dichos por los medios de información.

"Nosotros tenemos suficientes elementos para demostrar que la vocación ha sido perjudicar al Presidente", fueron las palabas que utilizó ayer Fernández.

El juez observó que, por lo expresado por Fernández, "manifestó voluntad de aportar elementos" pero reiteró que "hasta el momento no hay elementos que hagan presumir que haya un complot" por parte de quienes generaron el enfrentamiento intersindical en la Quinta de San Vicente.

Melazo, además, confirmó que ordenó liberar anoche a dos de los detenidos, identificados como Alejandro Aguilera y Osvaldo Tapia.

"En uno de los dos casos era porque estaba mal identificada la persona, no coincidía la que se sindicaba como violenta en las cintas, y la otra no estaba realizando acto vandalico, sino todo lo contrario", indicó Melazo.