162
162

El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Jorge Telerman, inauguró hoy el estadio de tenis de Parque Roca y agradeció por adelantado a los deportistas argentinos que representarán al país en la Copa Davis porque "nos van a regalar un triunfo".
"Estoy muy contento por este magnífico estadio en la zona Sur de Buenos Aires, que de a poco va tomando color con este tipo de acontecimiento", agregó el jefe porteño. Telerman dijo que quería "agradecerle a los jugadores por el compromiso de representar al país y estoy seguro de que este fin de semana nos van a regalar un triunfo".

El coqueto escenario, enclavado en el barrio porteño de Villa Soldati, fue inaugurado con el tradicional corte de cintas a cargo de Telerman, Aires, alrededor de las 14.

El estadio del Parque Roca tiene una capacidad para 14 mil espectadores y fue construído especialmente para la serie de Copa Davis que jugarán la Argentina y Australia entre el viernes y domingo próximo.

Si bien el estadio ya albergó una serie de la Davis, en febrero pasado, cuando la Argentina venció a Suecia por la ronda inicial del grupo mundial, en aquella ocasión se jugó con tribunas tubulares, mientras que en la actualidad el escenario está totalmente remodelado y con su estructura de cemento.

El estadio será testigo del sueño de los tenistas argentinos David Nalbandian, Agustín Calleri, José Acasuso y Juan Ignacio Chela de alcanzar por segunda vez en la historia una final de Copa Davis, algo que sólo se logró en 1981, cuando la Argentina venció a Gran Bretaña por 5-0.

La Argentina buscará ante Australia llegar por segunda vez a la final de la Davis, la gran asignatura pendiente del tenis nacional, que estuvo muy cerca de concretar en 1981, cuando Guillermo Vilas y José Luis Clerc perdieron el partido decisivo ante los Estados Unidos.

Claro que la empresa para el equipo que tiene como capitán al ex tenista Alberto Mancini no será sencilla, puesto que enfrente estará el laureado equipo australiano integrado por Lleyton Hewitt, Mark Philippousis, Paul Hanley, Peter Luczak y Wayne Arthurs, los rivales a vencer para llegar al partido decisivo, que será ante Rusia o los EEUU.