162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162

La tapa de Playboy traía en los años noventa las mujeres más hermosas y atrevidas del país. Entre ellas estaba Alejandra Roth, que fue portada del mes de julio. Además, fue la modelo elegida para representar a la Argentina en el Mundial de 1990 y salió primera por sobre Brasil. La otra es la secretaria de Tato Bores que era la atracción del programa de cómico por excelencia. Betina Vionde mostró en la edición de octubre todo su esplendor.

En la revista también estuvieron dos mujeres que conquistaron a muchos famosos como en 1991. Cuando en marzo Camila Perisse mostraba por qué los hombres morían por estar con ella. Lo mismo ocurrió en diciembre con Pata Villanueva, que lució su mejor figura, aquella que hipnotizó nada menos que al Conejo Tarantini.

En 1992 fue la época de oro de Mónica Guido y en mayo Playboy la eligió para ser la psicóloga sexy, como el personaje que tenía en Brigada Cola. La que fue símbolo de femm fatal es Sandra Ballesteros, cuando hizo El lado oscuro del corazón y la convocaron para mostrar en la edición de agosto lo que había logrado en la película.

A fines del 92, Cristina Albero decidió mostrarse tal como Dios la trajo al mundo. Ella dio la gran sorpresa del año en el mes de octubre y salió mostró el físico privilegiado que tenía en su madurez. A penas tres meses después, ya en 1993,  Reina Reech desplegó todo su glamour con un desnudo artístico en el mes de enero.

Al mes siguiente de semejante aparición de la ex de Nicolás Repetto, las hermanas Callejón posaban juntas para la tapa de la revista. En febrero Fernanda y Sandra dejaron a los lectores con sin aliento. Entre las más grandes estrellas del espectáculo ella es una indiscutida y cuando en mayo del 93 Nacha Guevara apareció en la revista, se agotó.

Otra que tuvo una gran tirada fue la edición de julio, pero para asombro de muchos el protagonista fue Gerardo Romano quien puso su estirpe de macho argentino. De hecho, antes de concluir el año aparecía en todo su esplendor la exuberante Alejandra Pradón, que era la indiscutida del público masculino.