162
162

Bajo la premisa de que ?hacker? no es una mala palabra, en la ciudad de Rosario se puso en marcha un programa piloto que buscará fomentar los conocimientos en seguridad informática y valores en adolescentes para que puedan lograr participar activamente en la comunidad.

Si bien el nombre ?Escuela hacker? puede sonar un poco fuerte para la mayoría de las personas, se debe entender que en el mundo informático no lo es. Es más, hasta Google entregó hace poco el premio al mejor hacker.

Un hacker no es una persona irresponsable que trabaja de manera aislada para acceder de manera fraudulenta a servicios o información privada. Todo lo contrario. Un hacker es aquel que tiene la habilidad de entender el lenguaje informático y aplicarlo a su vida cotidiana.

?Es una persona curiosa a la que le gusta enfrentar desafíos?, aseguró a Infobae.com Federico Seineldín, titular de Openware, una de las organizaciones vinculadas al proyecto de la Escuela Hacker.

En la vereda contraria al hacker se encuentran los crackers, los verdaderos delincuentes informáticos capaces de regar virus y engaños en la red de redes.

La escuela
La principal idea de la Escuela Hacker es la de capacitar alumnos del polimodal en seguridad informática y conocer entonces los riesgos que acarrea el uso de las diferentes aplicaciones que hay en Internet.

?Queremos introducirlos en el pensamiento crítico de la tecnología, enseñarles a defenderse, conocer estrategias de seguridad?, ejemplifica Seineldín.

La idea, si bien ambiciosa, es un importante punto de partida en el largo camino que resta por recorrer a la Argentina si pretende achicar la brecha digital. Esto es, la separación entre los que tienen, y los que no, acceso a las nuevas herramientas tecnológicas o que las tienen pero no saben hacer un uso apropiado de ellas. Esta cifra en la Argentina llega a 90% de la población.

Seineldín explicó que participan 20 alumnos de esta experiencia llevada adelante por Openware y la ONG Nodo Tau.

El programa que hoy desembarca en la Argentina fue desarrollado por la Hacker High School, organización creada por ISECOM (Institute for Security and Open Methodologies), una asociación sin fines de lucro que apoya el software libre y cuyo objetivo es capacitar en seguridad informática.

El programa se viene realizando con éxito en varias escuelas de nivel medio de los Estados Unidos, Italia y España. De manera que la experiencia rosarina será la primera en la región, ?adaptada a nuestra cultura?, explicó Seineldín.